Arcor podría intercambiar acciones con otras empresas para expandirse

''

El grupo argentino Arcor estaría planeando efectuar un intercambio de acciones con otros fabricantes globales de golosinas para expandirse fuera de Latinoamérica, especialmente en Asia.

“Todos nos conocemos. Conozco a todos los propietarios y saben la importancia de Arcor en Estados Unidos. Las oportunidades emergerán”, señaló Luis Pagani, presidente y accionista mayoritario junto a su familia de Arcor, en una entrevista a Bloomberg.

En estos momentos, la Argentina es uno de los destinos más interesantes para los inversores de todo el mundo, debido a las políticas aperturistas de la gestión de Mauricio Macri.

“Nunca haríamos una oferta pública inicial oportunista”, explicó Pagani, quien agregó: “Solo lo haríamos mirando al futuro, como una forma de expandirse a otros mercados fuera de América Latina, muy probablemente a Asia, donde vive la mitad de la población mundial”.

Según el directivo, Arcor finalizaría este año con ingresos de u$s3.100 millones y ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización de u$s300 millones, lo que consolida su estatus como el mayor productor de alimentos de Argentina.

El grupo alimenticio de capital argentino cerrado tiene varias marcas emblema, como los bombones Bon O Bon, las mermerladas y conservas La Campagnola, la línea de chocolates Cofler y los chicles Top Line, entre otras.

También ostenta el 51 % de Bagley, un productor de galletitas de Buenos Aires cuya participación restante está en manos de Danone; un acuerdo estratégico con la panificadora Bimbo en México; y una alianza de marca con Coca-Cola para vender productos en Perú.

El grupo también posee el menor costo de endeudamiento entre sus pares argentinos y la agencia crediticia Moody”s Investors califica los u$s500 millones en bonos de Arcor. Desde que los títulos fueron vendidos en junio de 2016, han tenido un rendimiento del 15%, superando el promedio corporativo del 9,8% de los mercados emergentes.

Región

La empresa buscará realizar adquisiciones en Latinoamérica, particularmente negocios de consumo, agronegocios y empaques en México y Brasil, que Pagani dijo podría pagar mediante el uso de su flujo de caja asumiendo nuevas deudas.

Te puede interesarEl fútbol se mantendrá gratuito sólo para cuatro partidos por fecha para los abonos estándar
En Brasil, el empresario está a la espera de una decisión del regulador antimonopolio de ese país que pueda obligar a Nestlé a desprenderse de algunos de sus negocios. En México, el sector de consumo es atractivo ya que el mercado está muy segmentado y los mexicanos son altos consumidores de azúcar.

Además, Arcor está incursionando en empresas de agronegocios, además de la producción de azúcar, que mantiene desde hace años para su división de golosinas.

Se convirtió en un socio estratégico de Mastellone, máximo productor lácteo del país, en 2015, y como parte del acuerdo tiene la opción de convertirse en el accionista controlador para el año 2021 o incluso antes si paga una prima a los bonistas de Mastellone.

Pagani dice que la asociación ha abierto la puerta a la exportación de productos a base de leche a África, Medio Oriente y Asia, donde los productos de la competencia provienen de Nueva Zelanda.

El precio final dependerá de los niveles de ganancias de Mastellone al momento de cerrar el acuerdo. La compañía láctea registró una ganancia ajustada de u$s70 millones en 2016 y se prepara para finalizar el 2017 con una utilidad de casi u$s100 millones, de acuerdo con documentos de bonos de Mastellone.

Pagani declinó dar un valor para Arcor, en la cual él y sus hermanos poseen una participación mayoritaria, citando preocupaciones de seguridad. Pero él dice que el negocio está preparado para un crecimiento a largo plazo.

“Arcor será una empresa gratificante porque somos los más sostenibles”, dijo a Bloomberg. “Ser sostenible será lo más importante en el futuro”.

En lo político, Pagani interpreta que es claro que Macri será reelecto en 2019 y pondera las mejoras en la infraestructura, ya que los costos de transporte triplican a los de Chile. También piensa que las políticas del Gobierno ayudarían a impulsar los agronegocios.

“La Argentina tiene el potencial de convertirse en un importante exportador de agronegocios, pero necesita construir una marca consistente y reducir los costos de logística”, concluyó.

iprofesional