A 47 años del histórico triunfo de Carlos Monzón

''

Un derechazo que llevaba la fuerza propia y la de millones de argentinos que veían la pelea por televisión, con el relato de Ulises Barrera, o la escuchaban por radio, con el color de voz de Hernán Santos Nicolini, derrumbó en el duodécimo round a Benvenuti y lanzó a la fama a un flaco morocho e ignoto, que había llegado a Roma sin que nadie lo advirtiera.Fueen el Palazzo dello Sport, Monzón conquistó Italia, el primer paso de lo que luego sería un reinado que se extendió a Europa y los Estados Unidos, una mezcla del glamour de Mónaco, las tardes jubilosas del Luna Park, el encanto de París y el exámen del Madison Square Garden.

Siempre con Amílcar Brusa en su rincón, fue campeón argentino, sudamericano y mundial, corona que defendió en 14 oportunidades, y protagonizó inolvidables duelos con grandes como Jorge Fernández, el citado Benvenuti, Emile Griffith, Jean Claude Bouttier, José “Mantequilla” Nápoles y Rodrigo Valdéz.