El Episcopado elige nuevas autoridades

''

Durante la asamble se elegirá al sucesor del arzobispo de Santa Fe, monseñor José María Arancedo, como titular del organismo, quien se despidió de sus pares, agradeció la colaboración y se disculpó por todo aquello en lo que no respondió “plenamente” durante sus 6 años al frente del cuerpo.

“Queridos hermanos, en esta asamblea termina mi servicio a la Conferencia Episcopal desde la presidencia. Solo me queda dar gracias a Dios y a ustedes, en quienes he encontrado comprensión, colaboración y caridad para acompañarme. Destaco el trabajo de todas las personas de la Secretaria General a quienes mucho les debo. Que el Señor supla con su misericordia, y ustedes sepan disculpar, aquello en lo que no he respondido plenamente”, dijo Arancedo esta noche en la misa de apertura del plenario.

Arancedo no puede ser reelegido al frente de la CEA ya que cumplió dos mandatos de tres años al frente de la misma, el máximo que permite el estatuto que rige el funcionamiento del Episcopado.

El candidato “natural” a sucederlo es el actual vicepresidente primero del cuerpo, el arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de la Argentina, Mario Poli, aunque otro potencial candidato en danza es el obispo de San Isidro y titular de Cáritas, Oscar Ojea, según fuentes eclesiásticas.

“Vamos a vivir un momento importante en la vida de la Conferencia Episcopal, en el marco de nuestro afecto colegial y comunión eclesial. Es un momento de oración y de reflexión, de discernimiento y de decisiones que hacen a nuestro deber episcopal”, afirmó Arancedo, arzobispo de Santa Fe, ante sus pares.

Al pronunciar la homilía en la misa de apertura del encuentro, que se desarrolla en la casa de retiros espirituales El Cenáculo-La Montonera, Arancedo sostuvo que las elecciones en el Episcopado representan “un acto de libertad y de responsabilidad creativa en la búsqueda del bien pastoral de la Iglesia”. 

“Nos cabe una responsabilidad personal, sea para elegir como en ser elegidos al servicio de la misión de la Iglesia. Que el Señor nos conceda los dones de su Espíritu para vivir y asumir este momento de particular trascendencia en la vida y el camino pastoral de nuestra Conferencia Episcopal”, añadió.

Al hacer referencia a la lectura del Evangelio de hoy, Arancedo habló de la “opción por los pobres” de la Iglesia y a la próxima 1ra. Jornada Mundial de los Pobres que instituyó el papa Francisco para el próximo 19 de noviembre. 

“La presencia y la vida del pobre es un llamado de Jesucristo que nos habla y orienta a la conversión personal y pastoral en la vida de la Iglesia”, indicó. 

Según Arancedo, Francisco “nos habla de reaccionar ante una ”cultura del descarte y el derroche”, que nos ”disponga a compartir con los pobres cualquier acción de solidaridad, como signo de encuentro y de fraternidad”. Esto nos abre todo un programa de acción pastoral”. 

Los obispos comenzarán mañana con las votaciones para elegir a la totalidad de sus autoridades y comisiones, y continuarán hasta el viernes por la mañana.

Están convocados a participar 89 obispos -entre diocesanos, coadjutores y auxiliares- y también están invitados el nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig, y 43 obispos eméritos, aunque sólo pueden participar de las votaciones los prelados en actividad.

Para las votaciones, que se realizan en forma anónima y a través de un sistema de código de barras, cada candidato necesita los dos tercios de los votos para ser elegido tanto en una primera vuelta como para una segunda, y en caso de no alcanzar ese número se define en una tercera vuelta entre los dos postulantes más votados.

De la “mesa chica” del Episcopado -la llamada comisión ejecutiva- tampoco puede ser reelegido el vicepresidente segundo, el arzobispo de Salta, monseñor Mario Cargnello, mientras que el actual secretario general, el obispo de Chascomús, monseñor Carlos Malfa, cuenta con la posibilidad de ser elegido para un nuevo período, pero no está asegurada su continuidad.

Según sondeos previos, para integrar las vicepresidencias de la comisión ejecutiva se mencionan los nombres de los arzobispos de Corrientes, Andrés Stanovnik; de Rosario, Eduardo Martín; de San Juan, Jorge Lozano; como también del rector de la Universidad Católica Argentina (UCA), Víctor Manuel Fernández; éstos dos últimos -sobre todo- muy cercanos al pensamiento del papa Francisco.

Por otro lado, entre las comisiones episcopales, en la estratégica Pastoral Social, su actual titular Jorge Lozano tampoco podrá ser reelegido ya que cumplió dos períodos al frente de la misma, y entre los posibles reemplazantes suenan los obispos de Merlo-Moreno, Fernando Maletti, y de La Rioja, Marcelo Colombo, que actualmente integran la comisión.