Cómo sigue la adolescente embarazada y baleada

''

Se trata de Maylén Fiorella Cristaldo de 14 años, que se encuentra internada en el hospital Cullen. La criatura pesó algo más de 700 gramos. A su vez, a las 21.15 ingresó fallecido al nosocomio Cristian Javier Gómez de 20. Allí se encontraron familiares de la menor y del joven asesinado, y un adolescente relacionado con ellos fue agredido con una profunda puñalada en el tórax. Fue operado y está grave.

El sábado por la tarde y hasta entrada la noche, tuvieron lugar tres hechos de violencia sucesivos, presuntamente relacionados entre sí. Concluyeron con una adolescente de 14 años, embarazada de 23 semanas y llamada Maylén Fiorella Cristaldo, baleada cuando se movilizaba con su novio en una moto. Ambos fueron agredidos a tiros por un desconocido que iba en otro motovehículo en las calles del barrio Yapeyú.

La menor herida fue derivada en primera instancia al hospital de niños Orlando Alassia, pero como la herida fue en el abdomen, la trasladaron al hospital Cullen. Allí fue sometida a una operación, tuvo a su bebé prematuro de poco más de 700 gramos, y quedó alojada en el área de terapia intensiva en observación.

Después de las 21 llegó a la explanada del nosocomio público, un muchacho identificado como Cristian Javier Gómez de 20 años, impactado con dos balazos: hipocondrio y flanco derecho del abdomen. Fue recibido por los médicos de la Emergentología en el shockroom para pacientes en estado crítico, y los médicos constataron que había fallecido. Luego, en una vivienda de barrio Piquete Las Flores, fueron secuestradas dos escopetas tumberas de fabricación casera con tres cartuchos, que serían las que usó el presunto autor del crimen de Gómez.

 

En la puerta del hospital

El director del hospital Cullen, doctor Juan Pablo Poletti, narró los graves sucesos que se desencadenaron a partir de las 21, como consecuencia del encontronazo en la puerta del hospital de los familiares de la adolescente embarazada y los del muchacho asesinado. Esta situación derivó en una pelea de proporciones en la vereda del nosocomio público, y se extendió hasta el comienzo de la explanada, superando a la guardia de seguridad del hospital.

 

Funcionó el Protocolo de Seguridad

Los policías del Destacamento 11, lograron pedir refuerzos, y así fue como llegaron agentes de Orden Público y de Cuerpos, que se vieron obligados a ejecutar disparos de postas de goma al aire para disuadir a los violentos. Como consecuencia de la pelea, un adolescente de 16 años fue apuñalado en el tórax, y debio ser ingresado al shockroom del Cullen, y sometido a una operación urgente. El menor quedó internado en la unidad de terapia intensiva en estado sumamente delicado. El doctor Poletti, aclaró que si bien los momentos de violencia que se vivieron fueron de máxima tensión, funcionó el Protocolo de Seguridad que existe en el hospital. Eso permitió desarrollar con normalidad las tareas a médicos y enfermeras, al punto que durante la mañana de este domingo, se les secuestró a un arma blanca a dos familiares del adolescente herido que fueron a visitarlo.