Pullaro recorrió el Centro de Justicia Penal

''

El ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro, recorrió durante la mañana de ayer las instalaciones del flamante edificio del Centro de Justicia Penal de Rosario, que se levanta en Virasoro y Mitre y que será estrenado el próximo martes 21 de noviembre cuando se inicie el esperado juicio oral y público a la banda de Los Monos.

Pullaro estuvo acompañado del secretario de Seguridad Pública, Omar Pereira, y del titular del Servicio Penitenciario, Pablo Cococcioni, con quienes visitó las distintas salas que componen el moderno edificio y las celdas que se encuentran en el subsuelo del lugar, donde serán alojados los imputados mientras se prolonguen las audiencias que se estiman culminarán en el mes de marzo de 2018, aunque durante enero serán suspendidas debido a la feria judicial de verano.

Después de una larga discusión sobre el lugar en el cual realizar el juicio a Los Monos debido a la cantidad de acusados y la peligrosidad de los mismos, el ministro dijo estar “convencido de que este Centro de Justicia Penal es el lugar indicado para realizar el proceso y donde vamos a poder garantizar mayor seguridad a todas las partes intervinientes debido a que no tiene circulación de personas como los Tribunales de calle Balcarce”. en ese marco, sostuvo que “eso se debe a que será en este tiempo un lugar de uso exclusivo con una buena ubicación por las avenidas que tiene alrededor que permiten una rápida llegada al acceso Sur y a la avenida de Circunvalación, lo que es positivo y más accesible para el traslado de los imputados que están presos”, destacó Pullaro.

Además, el responsable de la cartera de Seguridad provincial indicó que participarán del operativo de custodia del edificio y de las personas intervinientes tanto agentes del Servicio Penitenciario como de la policía provincial, el Grupo de Infantería de Respuesta Inmediata (Giri) y la Tropa de Operaciones Especiales (TOE), aunque además “se incluirá en la planificación la participación de fuerzas federales”.

Ventajas

Por su parte, el ex comandante de Gendarmería Nacional, Omar Pereira, consideró que “esta recorrida nos permite seguir evaluando la seguridad que vamos a implementar en el edificio durante el juicio, para lo cual ya estamos preparando la orden operacional y en la semana vamos a seguir afinando detalles finales para esos días”.

El secretario de Asuntos Penitenciario, Pablo Cococcioni se refirió a su vez a la ventaja de realizar este proceso en este edificio e indicó que “posee un sistema de circulación central para el público, un sistema de accesos laterales para los magistrados y otro por el subsuelo para la entrada y salida de los acusados privados de libertad, todo lo que hace que ninguna de las partes tenga contacto entre sí permitiendo una evacuación rápida y correcta en caso de ser necesario”.

Con respecto al lugar previsto en el nuevo edificio para alojar a los presos, Cococcioni sostuvo que “la alcaidía posee unas 20 celdas individuales destinadas al alojamiento transitorio de los detenidos que son llevados a audiencias. Están construidas en bajo nivel y como toda la estructura central del edificio con materiales de alta resistencia. Además, cada celda está equipada con sanitarios antivandálicos, lo que da aún más seguridad a los detenidos que deban permanecer allí durante el juicio”.

Al respecto de este proceso en particular, el funcionario del Servicio Penitenciario destacó: “Para el juicio oral a la banda de Los Monos todo el edificio y sus alrededores serán acordonados por personal policial. Además, dentro del edificio hay diversos puestos de control a cargo de personal policial y otros a cargo de la División Traslados Judiciales del Servicio Penitenciario”.

El edificio

El Centro de Justicia Penal se encuentra ubicado en el ex predio del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, en la manzana comprendida por Sarmiento, Virasoro, Mitre y Rueda; cuenta con una superficie cubierta de 14 mil metros cuadrados e implicó una inversión por parte del gobierno de Santa Fe de casi 350 millones de pesos. Su objetivo es el de agilizar los procesos penales y permitir que en un mismo espacio espacio convivan jueces, fiscales, defensores y la Oficina de Gestión Judicial, todos quienes hasta ahora se encuentran dispersos en distintas dependencias judiciales.

El edificio contempla los requerimientos para los Tribunales de Investigación Penal Preparatoria y los Tribunales de Juicio en lo Penal con sus salas de audiencias públicas y orales, cámaras Gesell, la Cámara de Apelaciones en lo Penal, el Servicio Público de la Defensa Penal, el Ministerio Público de la Acusación, alcaidía con boxes para entrevistas y una sala de reconocimiento.

El juicio

Tal como informó ayer LaCapital, el juicio a la banda de Los Monos se iniciará el próximo martes 21 de noviembre y estará a cargo del tribunal presidido por Ismael Manfrín, a quien acompañarán las juezas Marisol Usandizaga y María Isabel Más Varela. En el banquillo de los acusados habrá 25 personas, doce civiles y trece ex efectivos de la policía provincial, quienes están imputados de conformar una asociación ilícita para la comisión de diferentes delitos como homicidios, lesiones, extorsiones, balaceras, usurpaciones de viviendas y comercialización de estupefacientes, aunque éste delito en particular será juzgado en el ámbito federal.

De acuerdo a lo establecido por las partes, el proceso se dividirá en tres etapas. La primera se destinará al análisis de la conformación de la asociación ilícita, lo que según las fuentes del caso culminará el 28 de diciembre con el año judicial. El 5 de febrero de 2018 se reiniciarán las audiencias con el abordaje de los tres hechos criminales en los que están vinculados algunos de los acusados.

Se trata del crimen de Diego “Tarta” Demarre, cometido el 27 de mayo de 2013 en venganza por la muerte de Claudio “Pájaro” Cantero frente al boliche que ese hombre tenía en Villa Gobernador Gálvez; el triple asesinato perpetrado el 28 de mayo de ese mismo año en la esquina de Francia y Acevedo en el marco de la misma actitud vengativa y que se cobró las vidas de Marcelo Alomar, Nahuel César y Norma César; y el homicidio de la adolescente Lourdes Cantero en una casa de Conscripto Bernardi al 6300 el 14 de mayo de 2013 debido a que en el lugar se vendía droga y Los Monos tenían un búnker cerca de allí.