Aeronáuticos: “No hay ninguna protesta, cancelan vuelos por mala planificación”

''

La Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) negó de forma terminante esta noche que la organización sindical haya adoptado nuevas medidas de fuerza que hayan afectado varios vuelos del Grupo Aerolíneas Argentinas-Austral, cuyos directivos señalaron que las protestas obligaron a cancelar siete vuelos internacionales previstos para esta madrugada como consecuencia de “un quite de colaboración” gremial.

“Como consecuencia de las sucesivas cancelaciones de vuelos internacionales de Aerolíneas, la APLA niega de forma categórica que haya adoptado alguna nueva medida que afecte sus operaciones”, indicó el gremio en un comunicado de prensa.

La organización sindical destacó que desde hace meses denuncia “una merma del 30 por ciento en la dotación de pilotos de la flota de largo alcance de la compañía”, y destacó que “la arrogancia de la empresa eligió de forma rotunda desoír esas advertencias”.

“La firma procura instalar mentiras en los medios de comunicación, de las que algunos se hacen eco, pero las cancelaciones que hoy sufren los pasajeros son consecuencia de la mala comercialización, una pésima planificación y una peor ejecución”, explicó.

Los pilotos deslindaron responsabilidades y señalaron que “la realidad determina que la necesidad de trabajadores (en especial en el sector internacional) provoca que la firma dependa de guardias insuficientes y de la buena voluntad de las tripulaciones, que vuela en días libres para poder cumplir con las programaciones”, puntualizó el gremio.

La APLA, que conduce Pablo Biro, señaló que a diario los trabajadores se esfuerzan para que Aerolíneas continúe “batiendo récords”, por lo que llegó el momento que sus autoridades abandonen “la mentira y trabajen para el mejoramiento de la empresa”.

Aerolíneas había señalado que en el contexto de un quite de colaboración que obligó a suspender siete vuelos internacionales para esta madrugada los pilotos de la APLA “se negaron a reprogramarlos”, según un comunicado patronal rechazado por el gremio.