Caso Pomar: condenaron a policías por falsificar actas

''

La familia Pomar desapareció el 14 de noviembre de 2009 cuando viajaban a ver a unos parientes. La preocupación comenzó cuando no llegaron a destino, y se tejieron varias hipótesis sobre la desaparición.

Desde que Fernando Pomar había matado a su familia y se había dado a la fuga, hasta que habían escapado a Brasil por ser lavadores de dinero.

Nada de eso fue verdad. Los Pomar tuvieron un accidente en las cercanías de Pergamino, y pese a los rastrillajes realizados en la zona recién dieron con el auto accidentado 24 días después.

Este viernes, fueron sentenciados dos policías por haber falsificado actas del rastrillaje para localizar a la familia.

El desenlace

El misterio de la desaparición de la familia Pomar, tuvo un trágico desenlace, cuando el matrimonio y sus dos pequeñas hijas fueron hallados muertos y diseminados en una zona boscosa al costado de la ruta provincial 31, en la localidad bonaerense de Gahan (a 15 kilómetros de Salto y a 55 de Pergamino), a raíz de lo que habría sido un accidente tras el despiste del auto.

Un jinete que pasó por las cercanías y sintió fuertes olores, dio el aviso. Fernando Pomar (40), su esposa Gabriela Viagrán (37) y las dos hijas, Candelaria (6) y Pilar (3), habrían muerto cuando el Fiat Duna Weekend rojo, en el que viajaban desde José Mármol a Pergamino, se despistó alrededor de las 21.40 de aquel sábado 14 de noviembre, el mismo día en que desaparecieron, de acuerdo con las estimaciones de los investigadores.

El auto apareció volcado con las ruedas para arriba, con pasto seco incrustado en algunos de sus neumáticos, a unos 20 metros de la ruta 31, muy cerca de la entrada de Gahan, un pueblo rural de unos 700 habitantes, pero no era fácilmente visible desde la ruta porque estaba tapado por una decena de árboles y malezas que no habían sido cortadas recientemente.

Las Autopsias

Las autopsias practicadas a los cuerpos de los integrantes de la familia Pomar, concluyen que los fallecimientos se produjeron como consecuencia de golpes y fracturas.

Fernando Pomar habría muerto en el acto por una fractura de cráneo, mientras que su esposa, Gabriela Viagrán, habría agonizado durante algunas horas tras el accidente.

Aparentemente, la mujer se habría arrastrado hasta quedar al lado de su esposo hasta que finalmente falleció.

Según reveló la autopsia forense realizada en la Morgue de Lomas de Zamora, Viagrán sufrió fracturas en las costillas, en el húmero derecho, en la pelvis, en la mandíbula y en una pierna, y desgarro de hígado.

También se determinó que no presentaba heridas de arma blanca ni de fuego, y que su muerte se produjo entre 15 y 20 días antes del hallazgo del cuerpo.

Las pericias también señalan que los cuerpos de las dos hijas del matrimonio, Pilar y Candelaria, se encontraban en avanzado estado de descomposición, por la gran cantidad de días que se mantuvieron a la intemperie.