Reforma tributaria impactará en las economías regionales

''

En el Gobierno admiten que la reforma tributaria tendrá costos en las economías regionales. Luego de la presentación que hizo el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, las quejas no tardaron en hacerse oír. La primera en manifestar su disconformidad fue la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, que le envió una carta al presidente anoche pidiéndole una audiencia por el impacto que tendrá en la economía provincial la eliminación de los tributos a los electrodomésticos. También hay quejas formales del sector de bebidas.

“Las quejas sectoriales tienen una mirada muy parcial”, dijo una alta fuente del Palacio de Hacienda. La gobernadora no fue la única en quejarse, también los fabricantes de artículos electrónicos manifestaron su preocupación por el impacto. Advierten que la eliminación del tributo no diferencia productos importados de los fabricados a nivel local, por lo que deja fuera del mercado a la producción. Ayer en una reunión en la Asociación de Fabricantes Argentinos de Terminales de Electrónica, los empresarios del sector coincidían en que con los electrodomésticos pasará lo mismo que con las computadoras, las empresas que antes fabricaban se reconvertirán en importadores.

“El Ministerio de Producción viene trabajando con las empresas de Tierra del Fuego. Las medidas proteccionistas que tuvieron genera distorsiones en la economía”, opinan en Hacienda. Y advierten que no habrá modificaciones en el texto por lo que Bertone deberá manifestar su queja en el Congreso aunque no descartan que haya “una compensación para las arcas fiscales de la provincia con subsidios”.

Otro de los sectores que puso el grito en el cielo fue el vitivinícola. La alícuota del 10% al vino y sidras, molestó especialmente a los productores de Mendoza, que ya hablan de la medida como la 125 del Oeste argentino. En el sector se quejan de que el impuesto cae en “el peor momento”, ya que en dos años perdieron el 20% del mercado interno por el impacto en los precios del vino de dos muy malas cosechas.

“Los productores de vino tendrán que pensar en compensar lo que puedan perder de mercado interno con exportaciones, ya que el gravamen es sólo para el consumo interno”, responden en Hacienda.

Sobre el posible encarecimiento de esta bebida, como del resto de las alcohólicas (dependiendo la graduación el impuesto interno alcanzará el 29%) y de las gaseosas y jugos con azúcar agregada (tributarán el 17%), en Hacienda relativizan los argumentos de las empresas. “Puede haber un leve incremento, pero las mismas empresas nos decían que lo que encarecía los productos era el impuesto a los Ingresos Brutos, las cargas patronales y el impuesto al cheque. Todos estos tributos bajarán”, afirma la fuente oficial consultada.

Asimismo, tanto en el sector de bebidas, como en el de electrodomésticos, apostarán al lobby para achicar las alícuotas. Según se pudo saber, habrá reuniones sectoriales con el jefe de Gabinete, Marcos Peña para entablar esta negociación en paralelo a la discusión en el Congreso.

¿Bajarán los autos y motos de gama media, a los que se les achicará el impuestos interno?, preguntó Clarín al funcionario. “Deberían. Aunque quedará a consideración de cada empresa la estrategia de mercado que desee instrumentar. Si no bajan los precios, tendrán mayor rentabilidad. Y si tienen mayor rentabilidad, podrán invertir más y generar más empleo”, sostienen en Hacienda. Según se averiguó, las automotrices admiten que los precios de los vehículos podrían subir.

En el Palacio de Hacienda destacan que sólo cuatro provincias y la Ciudad de Buenos Aires marcan la hoja de ruta de Ingresos Brutos por el nivel de actividad productiva que generan. “Buenos Aires, CABA y Córdoba ya anunciaron la baja del impuesto y Santa Fe y Mendoza lo anunciarían en breve”, afirman. Pero niegan que haya una compensación financiera por esa rebaja. “Este ingreso se compensará con crecimiento económico”, concluyen.