Las Boquitas no estarán más en Boca

''

Así lo confirmó Rocío Martín, una de las directoras y coreógrafas del grupo.

La política abre una vez más el debate entre “mujer-cosificada” vs. “mujer-desocupada”. Consultada por Ovación, Loreley Flores, periodista de la agencia Sin Cerco e integrante de Ni Una Menos Rosario, dijo: “En lugar de dejarlas sin laburo habría que resignificar la actividad de estas mujeres, si realmente se trata de una decisión que adhiere a una lucha contra la violencia de género y no a que el club quiera parecer políticamente correcto. No puede ser que porque se decida que no muestren más la cola en la Bombonera _porque eso abona al machismo y al patriarcado_, se precarice y ajuste la situación laboral de las mujeres”.

Es que Boca cortó el hilo por lo más injusto y encima fue contradictorio: primero sacó a las Boquitas del fútbol de primera y las dejó en el futsal y en el básquet y finalmente prescindió de ellas en todos los frentes.

Flores propuso que estas porristas, que animan el deporte más masivo y popular y son parte de uno de los clubes más grande del país, “vistan remeras con #Ni Una Menos, brinden mensajes contra la violencia de género o publiciten los teléfonos para pedir ayuda por trata o violencia de género”. Y agregó que resignificar también es ampliar el grupo. “Que las Boquitas sumen a chicas trans o varones si lo quieren”, otra propuesta de Flores.