Domingo
17.12.2017
        
Sin Mordaza
12-10-2017 | INTERNACIONALES | ESPAñA

Celebran el Día de la Hispanidad con un récord de asistencia

Al acto en Madrid, encabezado por los reyes Felipe VI y Letizia, acudió una multitud nunca vista. 

Una multitud, cuya presencia batió el récord absoluto en relación a actos similares, festejó este jueves con gran fervor la Fiesta Nacional de España. Este acontecimiento está íntimamente vinculado a la crisis catalana ya que ha exacerbado las expresiones de patriotismo y unidad nacional.

Una gran cantidad de banderas y todo tipo de enseñas rojas y gualdas, se multiplicaron en el lugar del desfile en el Paseo de la Castellana. Era tan elevada la cantidad de gente -que comenzó a llegar a partir de las 8,30 de la mañana para el acto que comenzó a las 12-, que la extensión de la parada militar tuvo que ser extendida dos veces y ni así se logró acomodar a la gente que tuvo que observar desde lejos e hizo escuchar sus protestas.

No hubo incidentes, ni pancartas agresivas tal como habían reclamado las autoridades. Los grupos franquistas de ultraderechas que siempre hicieron sentir su presencia con actos provocadores se evaporaron porque se les advirtió que no serían bien recibidos. NI siquiera aparecieron las banderas no constitucionales con la “gallina” el águila del imperio que exhibía el régimen de Franco.

La pésima noticia, que ha sumido a España en un profundo dolor, es que uno de los pilotos que participó en el desfile, el capitán piloto de un Eurofighter, falleció al estrellarse en una maniobra de aproximación a su base aérea, Lluis e los Llanos cuando regresaba de la parada en Madrid.

El tema catalán estuvo presente por declaraciones de la personalidad más importante en el tema, María Dolores de Cospedal, ministra de Defensa, Afirmó que que tiene "la casi completa seguridad de que no va a ser necesaria" la intervención de las Fuerzas Armadas en la crisis catalana, aunque éstas tienen la obligación de 'estar preparadas' para defender su país dentro y fuera de sus fronteras”.

La Fiesta Nacional se originó en la iniciativa del presidente argentino Hipólito Irigoyen, de familia vasco-francesa, quien durante su mandato instituyó el “Dia de la Raza” para homenajear a la Madre Patria España y a todos los pueblos hermanos de hispanoamérica.

La efeméride se extendió rápidamente y, en agradecimiento, los españoles inauguraron un monumento al Jefe del Estado Argentino, que está en la zona más principal del parque del Retito con una leyenda que recuerda su iniciativa.

Los actos, como siempre, se multiplicaron en toda España. El más importante en Cataluña, donde tuvo lugar una marcha con miles de personas ondeando banderas españoles y una concentración en una plaza desbordada. La llegada de los Reyes, las personalidades más populares según los sondeos, marcó el comienzo de las celebraciones. Los acompañaban la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía, sonrientes y comedidas, siempre bajo la atenta vigilancia de madre.

Un hecho poco usual se produjo cuando llegó el presidente Mariano Rajoy, que siempre ha cosechado silbidos y abucheos y escasos aplausos que está vez se prodigaron con entusiasmo.

Estaban presentes toda la escala de autoridades de las principales entidades del Estado, los dirigentes políticos al completo y los presidentes de las comunidades autónomas menos Carles Puigdemont (Cataluña), del París Vasco y de Navarra.

Dos paracaidistas que siempre son el plato fuerte de este acto, descendieron desde más de mil metros y aterrizaron, con una gran bandera española que pesaba 15 metros, exactamente frente al Rey.

Una novedad recibida con gran entusiasmo por la multitud: por primera vez se unió al desfile la Policía Nacional que con la Guardia Civil cosecharon los más nutridos aplausos y ovaciones populares después de los monarcas. Los acontecimientos en Cataluña volvían a estar presentes. En total, recorrieron el Paseo de la Castellana 3.900 efectivos, con gran presencia femenina, 78 aviones y 84 aviones, entre ellos el desgraciadamente accidentado.

Antes de comenzar el paso de las tropas se cumplió el emocionante homenaje a los Caídos por España, más de cien en misiones internacionales de paz. Fue también un recuerdo de las 16 víctimas de los atentados en Cataluña y al español Ignacio Echeverría, que falleció en Londres defendiendo a un policía durante el ataque yihadista. Especialmente invitados participaron los embajadores, entre ellos el argentino, Ramón Puerta, cuyos países sufrieron la muerte de ciudadanos durante el ataque en Barcelona, en agosto,

Fuente: SM - Clarín
Imprimir


Sin Mordaza
TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA © Copyright 2015 - sinmordaza.com
Todos los derechos reservados.