Los ganadores de Santa Fe

''

A priori, los analistas desestimaban una gran concurrencia a las PASO por la falta de interés del electorado y por las múltiples falencias del sistema que sumaban más confusión que certezas.  Otra vez, las encuestas vaticinaban resultados que en el 90% no fueron.

El día espectacular en casi todo el territorio provincial permitió que se llegara a un aceptable 71,45% de participación ciudadana. Muchos partidos con muchas listas dejaban un escenario de 57 boletas en una extensa mesa que no fueron ordenadas correctamente en los cuartos oscuros para brindarle una mejor elección al votante, sumado a la picardía de algunos fiscales que pusieron en primera fila -casi en las manos de los votantes- a sus candidatos, en desmedro de las otras boletas que participaron de las internas o eran sus rivales electorales, en algunos casos escondidas o lejos del alcance del votante, en otros, haciéndolas desaparecer. Anécdotas del folklore electoral que deberían terminar para garantizar una participación con igualdad de posibilidades para todos los participantes.

Quedará para otra oportunidad analizar si se deberá seguir con este sistema de internas abiertas simultáneas y obligatorias, establecer una nueva ley de Partidos Políticos donde se garantice la participación en internas para elegir sus candidatos, o avanzar con la boleta única electrónica con doble control de seguridad (con la información para tener rápidamente un escrutinio más certero, pero con la emisión de un voto para introducir en la urna para escrutinio con fiscales).

Los resultados del domingo muestran una realidad política provincial y local pero también establecen la estrategia con mira al 2019. A esta situación la generaron algunas candidaturas y decisiones políticas que adelantaron los tiempos de definiciones. Hay muchos que están contentos por el alentador panorama que avizoran  y otros  muy arrepentidos,  porque quedan dos años de gestión por delante.

José Corral, que había pedido desdoblamiento de las elecciones provinciales de las nacionales para evitar definiciones en el 2017, tomó la decisión de conformar Cambiemos en sintonía con el proyecto nacional del cual es parte de la mesa chica. El Socialismo y sus socios locales interpretaron que la unificación de las elecciones sería la oportunidad de consolidar un liderazgo provincial basado en la gran gestión que lleva adelante Miguel Lifschitz, con muchas obras en todo el territorio provincial, y despojarse del lastre del Frente, como lo definió el gobernador en plena campaña.

El ideólogo de la unificación de las elecciones habría sido Antonio Bonfatti, abiertamente enfrentado a la gestión Macri y promotor de sincerar el Frente Progresista, pero desaparecido en los cierres de campaña de Santa Fe y Rosario. Allegados al ex gobernador sugerían que no quería quedar pegado a la previsible derrota porque no estaba conforme con la estrategia electoral de Luis Contigiani, un excelente candidato pero que no supo definir un discurso diferenciador donde Agustín Rossi demostró ser el original. Miguel Lifschitz se puso al hombro la campaña tratando de trasladar su gran imagen positiva conseguida por su impronta en la gestión. Los 30 días de campaña no alcanzaron que elevar el nivel de conocimiento del candidato. Tendrá que redoblar la apuesta para octubre, redefiniendo el discurso y multiplicándose para estar en todas las localidades de la provincia. Está en juego la gobernabilidad para los próximos años y el futuro del actual Frente Progresista. 

Lo más preocupante en estas elecciones fueron algunas definiciones del gobernador que, por la necesidad de marcar la cancha y arrimar electorado, pudieron lesionar las excelentes relaciones que había con la Nación, senadores provinciales e intendentes.

Los ganadores:

Uno de los grandes ganadores del domingo fue sin lugar a dudas José Corral, quien logró imponer a “Nicky” Cantard como candidato a diputado nacional, logrando un amplio triunfo en el departamento La Capital y un empate técnico con el justicialismo a nivel provincial. Pero su gran logro fue plebiscitar su gestión llevando a Carlos Pereira –con un muy bajo nivel de conocimiento inicial– y logrando un apoyo en votos que terminó arruinándole la fiesta a Emilio Jatón, que se pavoneaba por los medios mostrando encuestas con más de 20 puntos de diferencia a su favor y su futuro destino como intendente de Santa Fe.

En Rosario, Federico Angelini demostró que sigue siendo el gran conductor del Pro al conseguir un resonante triunfo al imponer a Roy López Molina como candidato a concejal con mira a la intendencia del 2019. Nadie creía que podían ganarle a una instalada candidata como era Anita Martínez, cuando además las encuestas coincidían en la amplia e irreversible ventaja a favor de la actual diputada nacional. Angelini confió en la construcción lograda en la ciudad y en el trabajo militante puerta a puerta para dar vuelta la historia instalada. Lo consiguió,  también logró involucrar a toda la ciudad que observaba expectante la definición de esta interna, que se llevó 150.000 votantes, hecho histórico para esta nueva fuerza.

Agustín Rossi es otro inesperado ganador de las elecciones por llevar al Frente Justicialista al primer lugar en la provincia de Santa Fe en una reñida definición con Cambiemos. Obtuvo una gran diferencia con Alejandra Rodenas, del un nuevo espacio construido por los senadores, intendentes y presidente comunales del PJ no kirchneristas. Rodenas no tuvo el tiempo suficiente para que la militancia la conociera. Una gran candidata que debió comenzar a caminar la provincia mucho tiempo antes de los escasos 40 días que dedicó. Los casi 180.000 votos obtenidos no son pocos, pero deberá logar convencer a su electorado de que la acompañen si el PJ quiere repetir el ajustado triunfo en octubre.

Armando Traferri (San Lorenzo) y Raúl Gramajo (9 de Julio) son los únicos senadores que hicieron ganar a Alejandra Rodenas y al PJ en sus respectivos departamentos. En la ciudad de Santa Fe la sorpresa fue Marcos Castelló (Kaniche) que también logró imponerse sobre las encuestas, que siempre lo tuvieron abajo. Un triunfo que le permite al justicialismo santafesino soñar con un 2019 con grandes posibilidades para ser gobierno.

Otro gran ganador fue Felipe Michlig (San Cristóbal), quien logró que el Frente Progresista y Luis Contigiani tuviesen un ajustado triunfo sobre Cambiemos que arrasó en la mayoría de los demás departamentos. Es en el único departamento donde Miguel Lifschitz y el FPCyS pudo cosechar la gran siembra realizada en los últimos años con muchísimas obras.

Para los grandes perdedores de la jornada electoral necesitaríamos un espacio que no tenemos, pero preferimos abrirle un crédito a octubre para ver si revierten los números para seguir en carrera.