Domingo
24.09.2017
        
Sin Mordaza
16-05-2017 | MUJER | EN CHINA

Awada, entre pantacourts y look repetido

La primera dama volvió a deslumbrar con su estilo casual y chic.

No importa lo que se ponga, Juliana Awada siempre logra convertirse en el centro de atención a fuerza de sus looks. Y así lo hizo durante su estadía en China, más precisamente en una de sus últimas apariciones durante su visita a la Gran Muralla y en la recepción que encabezó el jefe del Estado con motivo del 45 aniversario de las relaciones bilaterales con China.

Con un equipo total white compuesto por una blusa con mangas XL caladas y un pantacourt, Awada paseó por la Gran Muralla y desplegó toda su frescura de la mano de este look que, una vez más, se llevó todas las miradas. Como complementos sumó sandalias y cartera a tono, lentes de sol, y la típica sombrilla de papel (más conocida como paraguas de papel aceite) que usan las mujeres chinas para cubrirse del sol.

No es la primera vez que Juliana apuesta al pantacourt o pantalones culotte para un look de día, de hecho es una de sus prendas fetiches a la hora de armar un estilismo. Este elegido que logró enamorar a la primera dama y que tuvo muchos momentos de esplendor en el siglo XX, se trata de un pantalón ancho que, a simple vista, puede confundirse con una pollera ya que su largo es indefinido: entre el tobillo y la rodilla.

Pero este no fue el único outfit que logró cosechar elogios. La primera dama dijo presente en la recepción con motivo del 45 aniversario de las relaciones bilaterales con China y lo hizo con un diseño con reminiscencias Charleston, tal como sucedió en el primer encuentro con su par china, Peng Liyuan.

El vestido tenía una base estilo Jackie forrada en tono semi piel y por encima caía un encaje en color negro con terminación en flecos. Para cerrar este estilismo elegante y súper chic, Awada se inclinó por los clásicos stilettos negros y sobre, en el mismo color.

Es muy común ver a la primera dama lucir atuendos repetidos. De hecho, este diseño lo usó durante 2016 cuando acompañó a Mauricio Macri durante su visita a Lima, Perú. En aquella ocasión, todos los portales de moda hablaron de la distinción y el buen gusto de la mujer de Mauricio Macri.

Otro ejemplo de que "sí, se puede" reciclar un estilismo es el traje en color tiza que eligió para el almuerzo de ayer junto a Liyuan, en la Ciudad Prohibida. De este modo, Juliana volvió a lucir este equipo de Max Mara que había usado durante su visita a Chile, en febrero de este año.


la nacion

 

Fuente: SM
Imprimir


Sin Mordaza
TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA © Copyright 2015 - sinmordaza.com
Todos los derechos reservados.