Martes
27.06.2017
        
Sin Mordaza
21-04-2017 | NACIONALES | CáLCULO

Cuánto hay que ahorrar para acceder a los créditos hipotecarios

Para acceder a un préstamo hay que tener entre el 20 y 30% del valor de la vivienda. Por los nuevos plazos a 30 años, en sólo dos bancos hubo más de 10 mil interesados en un mes.

Primero llegó, en 2016, el sistema de Unidades de Valor Adquisitivo (UVA), que trajo los préstamos hipotecarios atados a la inflación. Luego se lanzaron, este mes, los plazos de 30 años en los bancos públicos. Como efecto, los créditos para vivienda, prácticamente inaccesibles en la última década, volvieron a tener cuotas posibles de pagar por la clase media, similares o menores al alquiler. El gran desafío, ahora, es que las familias inquilinas puedan ir a pedir ese beneficio. Algunas lo están haciendo: los bancos hablan de un boom de consultas. Pero para otros aún es inalcanzable porque, para postularse, les piden tener ahorrada la plata de 60 meses de alquiler, lo que representa unos 25 sueldos promedio.

Un relevamiento en más de una decena de bancos con préstamos hipotecarios mostró que la gran mayoría sólo cubre hasta un 70% o 75% del valor de compra o tasación (de ambos, el menor). Con lo cual, el cliente debe disponer del 25 o 30% restante. Algo complicado en la Ciudad, por los altos precios de las propiedades.

Según valores relevados por la consultora Reporte Inmobiliario, un departamento básico de dos ambientes, con 45 m2 de superficie, promedia los 93.663 dólares en Capital. Son, al cambio actual, $ 1.470.500. Así, el comprador, para pedir un préstamo, necesita ir con casi $ 368.000 en el bolsillo a los bancos que prestan hasta el 75%, y con más de $ 440.000 a las entidades que dan hasta un 70%.

Esas sumas representan entre 57 y 69 veces lo que hoy paga al mes un inquilino para alquilar la misma vivienda ($ 6.412). Equivalen, además, a entre 23 y 28 sueldos enteros de un asalariado porteño, que hoy gana una media de $ 15.840, según la última estadística oficial.

Los números se refieren a una propiedad ubicada en un barrio de valor promedio, pero pueden ser mayores. Si el dos ambientes se compra en Caballito, el requisito llega a $ 481.100 (68 alquileres). Y para ser dueño en Palermo, el ahorro previo necesario puede superar los $ 609.000 (72 alquileres).

Sólo en dos bancos públicos los números pueden ser algo más bajos, porque cubren hasta un 80% del valor de la propiedad. Lo hacen el Provincia (sólo para quienes cobren haberes en la entidad) y el Nación. En estos casos, comprar un dos ambientes básico en Capital exige ahorrar, en promedio, más de $ 294.000.

Para Inquilinos Agrupados, este requisito opera como un "primer filtro" que deja afuera a la "gran mayoría de los inquilinos", a quienes -según afirman- les queda poca o nula capacidad de ahorro tras pagar el alquiler y el resto de los impuestos, servicios y gastos inmobiliarios. "Hoy son pocos los que, alquilando, pueden juntar ese 25% o 30%. Por ahora, se limita a gente con altos ingresos y estabilidad laboral", comentó Gervasio Muñoz, referente de la entidad.

Con el sueldo medio de los porteños ($ 15.840), de hecho, una pareja de trabajadores que logre ahorrar cada mes el 10% de lo que gana tardaría al menos 10 años en llegar al ahorro mínimo del préstamo para un dos ambientes. Y si pudieran guardar cada mes el 30% del ingreso, les llevaría más de 3 años. Otro problema es que los valores de las propiedades vienen en alza, lo que aleja cada vez más la meta (ver aparte).

Entre los que hoy piden hipotecas, dicen en los bancos, hay jóvenes profesionales que alquilan o que aún viven con los padres. "Para parejas de clase media con buenos sueldos, ahora es posible llegar. Algunos ya tenían un ahorro y vendiendo el auto ya logran juntar el dinero. Lo positivo es que antes ni así podían acceder, y ahora sí", destacó José Rozados, presidente de Reporte Inmobiliario.

Para los que todavía no llegan al ahorro previo, hoy la única opción es entrar al plan Procrear, que sólo exige un ahorro familiar del 10 o el 15%. Pero en la última inscripción, la demanda quintuplicó los cupos disponibles.

"Las condiciones de acceso deberían flexibilizarse más, ya sea financiando un mayor porcentaje o buscando otra fórmula entre bancos, dueños y constructores. Lo estamos analizando con el Gobierno", reveló Alejandro Juan Bennazar, titular de la Cámara Inmobiliaria Argentina. Aún así, destacó: "Ya estamos mucho mejor. El año pasado menos del 20% de las compras se hacían con hipoteca, y ahora son casi la mitad".

En ese sentido, los bancos públicos coinciden en señalar que las nuevas líneas a 30 años despertaron un gran interés. En el Ciudad, por ejemplo, cuentan que más de 4.900 clientes pidieron información tras el anuncio y que las visitas en la web "más que se duplicaron".

"Hubo un repentino crecimiento de las consultas en ventanilla, por teléfono y online. Sólo en la web más de 6.000 personas dejaron sus datos. Sucursales que tenían sólo un trámite iniciado el mes pasado, ahora ya tienen 20", graficó Juan Curutchet, presidente del Banco Provincia. Y pronosticó que los requisitos de ahorro previo se irán suavizando: "Será a medida que baje la inflación y se consolide la economía". Por ahora, para muchos, sólo queda esperar.

Fuente: SM - Clarín
Imprimir


Sin Mordaza
TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA © Copyright 2015 - sinmordaza.com
Todos los derechos reservados.