Sábado
18.11.2017
        
Sin Mordaza
20-03-2017 | NEWELL'S | FÚTBOL

Feliz domingo de Newell's por las derrotas de Boca y San Lorenzo

Las derrotas del líder y el escolta lo dejaron de nuevo a tiro de la punta. Tras el mal reinicio, otra vez todo puede ser.

La pregunta obligada al goleador, apenas consumado el 3-0 a Vélez, caía de madura. "¿Están para pelear el título?". Mucho antes de conocer los resultados que ayer le sonrieron al por mayor, Ignacio Scocco respondía con los pies sobre la tierra, hablando de lo que le falta más de lo que le sobra a Newell's. Y apuntó claramente a mejorar de visitante. Es que las dos caras del equipo mostradas en este reinicio lo hicieron alejar y acercar a la cima. Sabe Nacho, sabe Osella, que en el equilibrio que vuelva a encontrar, en la inspiración de sus figuras que nunca debe faltar, se encontrarán los argumentos para que la contestación sea un "sí" sin temores, ahora que el fixture se completó en la mitad más uno de su recorrido. Por lo pronto, afuera también apuntala el sueño grande que íntimamente persiguen con un feliz domingo. Con un líder caído y sin su máxima estrella que lo encumbró. Con el otro escolta que muestra fatiga. Con el resto sin impresionar como capaces de cortarse solos, esta carrera puede definirse en los últimos metros y la cuestión será, como hasta aquí, llegar mostrando el hocico.

Newell's reaccionó rapídisimo tras la derrota y, lo peor, la pálida imagen ante Defensa. Una obligación para cualquiera que se precie de candidato, al cabo. Con la figura estelar de su goleador, es cierto, pero también con un equipo que de nuevo volvió a lucir compensado y expeditivo para asistirlo, como le gusta a Osella. En el camino los rojinegros perdieron a dos titulares indiscutidos como Mateo y Advíncula y el sábado al menos pareció compensarlo con San Román y Elías. El técnico pidió también a gritos un 9 cuando partió Matos y no se lo trajeron, por eso siguió Isnaldo. En el balance es inocultable entonces que en el receso su equipo perdió un potencial, que ante Vélez al menos equilibró.

Newell's volvió a avisar el sábado que deben tenerlo en cuenta y tanto tomaron nota Boca y San Lorenzo que ayer pisaron el palito. El puntero, porque en su primera presentación de local sin Tevez, el emblema que lo hizo terminar arriba el 2016, besó la lona y aún después del 1-0 lo venció un Talleres que desnudó serias deficiencias defensivas que hoy el equipo de Osella no tiene. Y el otro escolta porque se viene cayendo al jugar torneo y Copa y ya se habla de crisis.

A Newell's hoy le conviene venir de atrás, no cargar con la presión de todo puntero y, fundamentalmente, no desenfocarse, ya que aunque desde el agónico triunfo en el clásico creció en juego y no dependió sólo de sus figuras, no deja de ser un plantel corto en calidad, amén del rendimiento parejo de muchos de sus hombres que recién en este tiempo de sus carreras lograron empezar a trascender.

Faltan 14 fechas. Una eternidad. Pero la mitad más una de un campeonato ya es un cúmulo importante como para achicar el margen de error en los pronósticos. Más allá de algunos triunfos iniciales conseguidos con muy poco, este equipo leproso alcanzó un nivel de respeto por mérito propio y, como ayer, por defectos ajenos. Hay momentos en las campañas que son puntos de inflexión en la que los equipos se desbarracan o se enderezan. El de este fin de semana para los rojinegros de Osella pudo ser uno de ellos. La historia continúa, por supuesto, las pruebas proseguirán. El domingo al menos le devolvió a Newell's un guiño de esperanza.

Fuente: Sin Mordaza - La Capital
Imprimir


Sin Mordaza
TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA © Copyright 2015 - sinmordaza.com
Todos los derechos reservados.