Domingo
20.08.2017
        
Sin Mordaza
08-03-2017 | OPINION | POR ANA COPES

El cambio cultural no está saldado

Nota de opinión por Ana Copes.

Es difícil resumir en pocas palabras lo que representa la mujer hoy; o bien procurar analizar en qué situación se encuentra y qué la define como tal. Pero lo cierto es que es más difícil todavía pensar en estos tópicos sin atender a las voces que se alzan por estos días; sin dar cuenta de las denuncias que a viva voz enuncian millones de mujeres en el mundo. No se trata de sumarnos a declamaciones, ni de enunciar meras consignas, sino de reflexionar y poner en palabras de qué hablamos cuando denunciamos junto al colectivo de mujeres, la sistemática violencia a la que nos vemos sometidas día a día.

Según la Organización Mundial de la Salud, alrededor de una de cada tres mujeres en el mundo han sufrido violencia física y/o sexual por parte de su pareja o por terceros en algún momento de su vida. Estas cifras, tristemente, no son ninguna novedad. Sin dudarlo, uno de los logros más peligrosos del sistema patriarcal, es la naturalización de la violencia de género que adormece a la sociedad. Ser mujer sigue significando hoy ser víctima de abusos; recibir un trato no igualitario; quedar excluidas de numerosos espacios; ser acosada por la vestimenta; ser entendida como objeto s obre el cual un otro cree tener derecho a ejercer poder. Ser mujer hoy todavía, y nos duele ese "todavía", implica en muchas argentinas ser víctimas de una violencia machista que mata.

En nuestro país, según señala el "Estudio nacional sobre violencias contra las mujeres", de la Dirección Nacional de Política Criminal en Materia de Justicia y Legislación Penal del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, un 41% de mujeres entre 18 y 69 años fueron víctimas de violencia física y/o sexual. Hablamos de 4 de cada 10 mujeres argentinas. Santa Fe es, según el estudio, la segunda provincia donde se han registrado más casos de violencia contra las mujeres.

Las estadísticas oficiales de la Suprema Corte de Justicia indican que durante el año 2015, 235 mujeres fueron asesinadas sólo por su condición de ser mujer; hablamos de una mujer cada 36 horas. Los datos para los primeros meses de este año resulta n francamente alarmantes: cada 18 horas, una mujer es asesinada. La mayoría de esas muertes se da a manos de conocidos. Y, lo que es aún más grave, en al menos un 20% de esos casos, según advierte la Oficina de la Mujer de la Suprema Corte de Justicia, las víctimas habían denunciado previamente a su agresor por violencia de género. No podemos no preguntarnos ¿Qué hizo la Justicia al respecto?

Claro que en estos últimos años hemos avanzado; por supuesto que hemos podido conquistar derechos, a fuerza de mucha lucha de muchas mujeres. Hoy contamos con mayores recursos, el Gobierno Nacional destina casi 70 millones de pesos para el Plan de de Acción contra la violencia de género. Pero sabemos que de todos modos no alcanza. Lamentablemente, el cambio cultural no está saldado. Seguimos viviendo en un sistema injusto que día a día discrimina, maltrata, abusa y mata a las mujeres. Sigue habiendo profundas inequidades que se justifican y amparan únicamente en el sexo. Hoy más que nunca, alzamos la voz en este grito rabioso, indignado ante tanta muerte injusta. Todas hoy decimos Ni Una Menos. Vivas nos queremos.

Fuente: SM
Imprimir


Sin Mordaza
TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA © Copyright 2015 - sinmordaza.com
Todos los derechos reservados.