Viernes
28.07.2017
        
Sin Mordaza
06-02-2017 | MARÍA HERMINIA GRANDE | OPINIóN

Los triunviratos en Argentina

Hace ya un tiempo Argentina está atravesada por el número tres. En el 2015 su matriz electoral estuvo dividida en tres. El voto que la ciudadanía le dispensó a Scioli, Macri y Massa en cuanto al porcentaje obtenido por cada uno de ellos así lo evidencia.

El balotaje pareció formatear una Argentina binaria, pero la decisión política de Macri de no poder o no querer captar los votos que le llegaron de Massa, a un año de su gobierno y a meses del primer test electoral, transformó nuevamente la fisonomía de Argentina en tercetos y triunviratos.
Si bien con el apartamiento del gobierno de Carlos Melconian, Isabella Costantini y Alfonso Prat Gay ( un terceto que se fue) el Presidente intenta compactar su equipo de 22 ministros; lo cierto es que el propio Macri ha decidido y así lo expresó públicamente, que Marcos Peña, Gustavo Lopetequi y Mario Quintana sea la trilogía que lo represente. Cambiemos también está compuesto por un terceto: PRO, Coalición Cívica y UCR. Este triunvirato integrado por Macri, Sanz y Carrió debiese ser un triángulo equilátero pero la política lo transformó en escaleno.
El año pasado el movimiento obrero organizado decidió reconstituirse a través de tres dirigentes: Juan Carlos Schmid, Hector Daer y Carlos Acuña. A hoy vienen actuando con equilibrio político interno entendiendo que el desafío de la representatividad que ostentan, es mucho mayor que cualquier divergencia interna. El martes pasado en esta columna adelantábamos lo que hasta ese momento se había mantenido en secreto: la reunión de Juan Carlos Schmid con el papa Francisco. El propio Schmid ha anunciado ahora que el pedido que hiciese al Vaticano en diciembre para que reciba a la conducción cegetista no sólo fue aceptada, sino que se concretaría luego del 7 de marzo. Cuando se le consulta por qué el paro no tiene fecha aún, Schmid responde pidiéndole a sus compañeros del sindicalismo que comprendan que esta nueva CGT debe contener a los trabajadores en blanco y a quienes quedaron en el camino. A propósito de esto último, la Argentina actual también es triangular: una base del 30% aproximadamente de trabajadores aportantes sostiene a otros dos tercios: el de los pobres y excluidos y el de los trabajadores en negro.
Todo indica que la estrategia del Presidente Macri para las elecciones 2017 es dividir al peronismo en tres: kirchnerismo, Frente Renovador y el peronismo de gobernadores que prueban liderazgo.
Hoy en el primer viaje al exterior de los tres programados para este mes, el Presidente Macri se reúne con su par de Brasil Michel Temer. Dos son los temas centrales en los cuales los equipos económicos batallarán: el componente local de autopartes defendido por Argentina y anhelado por Brasil; así como también la liberación del mercado sucroalcoholero pretendido por Brasil y defendido por Argentina dada la gravitación que esto tiene para las economías regionales de las provincias del noroeste argentino. Los otros dos destinos del presidente Macri comprenden una visita a su par chilena Bachellet y España.
Tres también serán los meses que necesitará la política para conformar la lista de sus candidatos en todos los partidos producto de la dispersión. Cada vez parece quedar más clara la intención del presidente Macri de ir hacia un partido único al estilo del PRI mejicano, claro que para ello necesita de la cooptación y desaparición de la UCR y del peronismo. Parte del radicalismo lo acepta como inevitable sin embargo otro sector no. el radical ex vicegobernador de Santa Fe, Jorge Henn lo acusó a Ernesto Sanz de ser "el gran sicario del destripamiento de la UCR". En el caso del peronismo no es casual la "desdramatización" de los resultados electorales a la que alude con frecuencia el gobernador Urtubey que al igual que Pichetto y Perotti son seducidos permanentemente por el PRO. La incógnita es el Frente Renovador. No pasan desapercibidas las declaraciones de Felipe Solá sobre Sergio Massa cuando dijo que tienen "visiones distintas".
Tres también son las provincias que definirán este 2017. Santa Fe, donde el intendente Corral presidente de la UCR no está seguro sobre si el pedido público del Presidente de encabezar la lista de Diputados es genuino o es un abrazo de oso. Con respecto a Córdoba, el presidente Macri avanza en una estrategia con el gobernador Schiaretti pensando que el radicalismo ya fue por él conquistado. Hay conquistas que pueden ser efímeras.
Con respecto a la tercera provincia, Buenos Aires, hoy pareciese no tener estrategia ganadora para cambiemos. Tres también son los interrogantes y/o problemas: si Cristina Fernández de Kirchner es candidata, y si lo es por Buenos Aires o Santa Cruz. La estrategia de acercamiento hacia los intendentes del PJ que se da la gobernadora Vidal. Y por último lo que hoy pareciese decisión de la dueña de la mejor imagen política del país, cual es presentar en Buenos Aires candidatos jóvenes y sin peso político. Si Lilita Carrió compitiese en Buenos Aires y logra una buena performance, su impronta de fiscal de Cambiemos crecería exponencialmente.
Este nudo gordiano que ofrece la política bonaerense podría llevar a un atajo cual es plasmar una estrategia para Capital Federal, que de ser exitosa ordene Buenos Aires. Desde Cambiemos Rodriguez Larreta fue a cenar con Carrió para ver si logra convencerla de que sea el freno político de Lousteau y Ocaña. Por otro lado Alberto Fernández junto a Felipe Solá y Héctor Daer trabajan para unificar al peronismo capitalino.
Desde 1811 a 1813 Argentina constituyó sus primeros gobiernos patrios. Fueron 3 triunviratos que desembocaron en la Asamblea del Año 13. Los fracasos militares de entonces fueron causa y excusa de esta organización política. Dos siglos después los fracasos sin excusa de la política necesitan nuevamente de este esquema que engendra en su mecanismo el gen de la debilidad.

 

 

Fuente: SM
Imprimir


Sin Mordaza
TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA © Copyright 2015 - sinmordaza.com
Todos los derechos reservados.