Sábado
22.07.2017
        
Sin Mordaza
13-01-2017 | OPINION | POR ANA COPES

Arribas y Majdalani: El problema de su designación

Por Ana Copes. Diputada Nacional. Partido Demócrata Progresista

Los recientes trascendidos que involucran al actual titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) ponen nuevamente en discusión la designación de Arribas al frente del organismo.

La justicia debe avanzar seria y prontamente. A juzgar por lo que demoran las investigaciones de los casos de criminalidad económica en nuestro país, difícilmente tendremos esclarecido este hecho en un futuro inmediato. Una vez más, la necesidad de implementar el nuevo Código Procesal Penal aparece como inminente, frente a una justicia que promedia 10 años en concluir investigaciones de este tenor. No es la primera vez que lo señalamos.

Sin embargo, más allá de las elucubraciones que puedan hacerse al respecto, y dejando de lado las discusiones sobre la causa y las denuncias que han prosperado en este sentido, el hecho vuelve a poner en debate el proceso de designación de Arribas al frente de la Agencia Federal de Inteligencia.

Es necesario recordar que en agosto del año pasado el Senado de la Nación aprobó los pliegos de Arribas y Majdalani como Director y Sub directora de la AFI, sin escuchar las numerosas advertencias que realizaron distintas organizaciones de la sociedad civil al respecto. En su momento desde el Partido Demócrata Progresista acompañamos, como única fuerza al interior de Cambiemos, el pedido de audiencia pública elevado por las organizaciones especializadas, bajo el entendimiento que una decisión de semejante tenor no podía en modo alguno hacerse de espaldas a la sociedad.

Las organizaciones de la sociedad civil plantearon en aquella oportunidad un largo listado de objeciones entre las que incluían, además de la falta de formación o experiencia profesional adecuada ynecesaria para desempeñar los cargos, numerosas denuncias judiciales. En esta misma impugnación, las propias organizaciones daban cuenta de que se había omitido información muy relevante sobre la actividad privada de ambos funcionarios. En especial en relación con Arribas, señalaban que había sido investigado por irregularidades relacionadas con la millonaria actividad económica de compra y venta de jugadores de futbol, considerada por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) como una de las actividades que facilita el lavado de activos y la evasión fiscal, mercados ilegales que la AFI debe investigar.

No obstante, el Senado de la Nación entendió que no era necesario abrir un proceso de audiencia pública p ara discutir éstas y otras
cuestiones. Y lo cierto es que la ley los respaldaba en esa decisión. El artículo 15º de la ley 25.520 no estipula taxativamente la obligatoriedad de la audiencia pública, ni señala exigencias mínimas que deben cumplir los responsables de la Agencia para asumir esos cargos. Éste es sin dudas uno de los tantos problemas que plantea la normativa actual y que requieren ser modificados.

La elección de los máximos responsables de la Agencia Federal de Inteligencia debe darse de manera abierta y participativa, y los
elegidos deben ser personas de alta calificación profesional en la materia, y tener una reconocida trayectoria democrática y republicana. Debemos garantizar la idoneidad de quienes cumplen con una función tan central para el Estado. Por la historia de nuestro país, éste es un tema crucial: los Servicios de Inteligencia han servido siempre a sus propios intereses, haciendo lo que tienen prohibido por ley y dejando de hacer lo que es su oblig ación.

El espacio político de Cambiemos tiene como uno de sus objetivos principales crear institucionalidad, y es justamente con ese fin que presenté en Agosto de 2016, un Proyecto de Ley para corregir este y otros puntos problemáticos de la actual Ley de Inteligencia. Esperemos que en este año legislativo que prontamente iniciaremos, podamos avanzar seriamente en este debate.

Fuente: SM
Imprimir


Sin Mordaza
TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA © Copyright 2015 - sinmordaza.com
Todos los derechos reservados.