“De este hospital se roban las sillas de ruedas, las sábanas, todo; es una vergüenza”

''

Desde la Cooperadora del Hospital Eva Peron, de Granadero Baigorria, señalaron lo que les cuesta, economicamente, reponer los elementos que “desaparecen” del nosocomio. Y también lo que les significa, a los integrantes de esta asociación, sobreponerse a la “decepción” que ello les provoca en su causa.

“Las sillas de ruedas las piden los familiares para trasladar a los pacientes, y son muchas de ellas que jamás retornan al hospital; lo mismo pasa con las sábanas y frazadas: cuando le dan un alta al paciente, muchos se las llevan a sus casas, y entonces hay que reponerlas casi periódicamente”, aseveraron desde la cooperadora del hospital.

También señalaron que pintar el interior y exterior se reitera más a menudo de lo habitual “porque las personas colocan todo tipo de grafitis sobre paredes recién pintadas”.

Casi desesperados, solicitaron la colaboración a internos y familiares para preservar las instalaciones “porque los costos de su mantenimiento son cada vez más altos, y en los tiempos que corren, es muy difícil”.