Lunes
20.02.2017
        
Sin Mordaza
06-01-2017 | SALUD Y BIENESTAR | ATENCIÓN

Cómo cuidar la piel del sol durante el embarazo

Con los cambios hormonales, la exposición solar puede ser más riesgosa.

El embarazo es una etapa que necesariamente conlleva cambios en el cuerpo de la futura mamá, que se prepara para recibir a la nueva vida. En verano, la piel está sujeta a mayores riesgos si se espera un bebé, por lo que es importante estar al tanto de cómo cuidarse de la radiación solar disfrutando de sus beneficios.

 

Según informó Infobae, la Sociedad Argentina de Dermatología advierte a las mujeres en período gestacional sobre cambios hormonales que, sumados a la exposición al sol, desencadenan una hiperpigmentación. Se trata de una afección que consiste en el oscurecimiento de un área de la piel, y puede ser generalizada o local.

 

La hiperpigmentación ocurre en un 90% de las embarazadas. En el rostro se manifiestan los melasmas, manchas uniformes, localizadas en la frente, sienes y zona central de la cara. Otras pueden surgir en como línea entre el pubis y el ombligo. También es común que se pigmenten los pezones, las axilas y el cuello. Si bien las marcas generalmente desaparecen con el parto, en un 30% de los casos pueden persistir en el tiempo.

 

Para evitar estas manchas hace falta extremar los cuidados, el uso de protectores solares, y sombreros para ir a la playa. En caso de aparecer esta pigmentación, los expertos no recomiendan utilizar cremas blanqueadoras ni tratamientos despigmentantes durante el embarazo.

 

La Sociedad Argentina de Dermatología aconseja aplicar cremas, geles o aerosoles protectores contra el sol de factor FPS no menor a 30, respetando su fecha de vencimiento. Es necesario colocarlo en cantidad abundante unos 20 minutos antes de la exposición al sol, con la piel seca y cubriendo todas las zonas descubiertas. Mientras se esté bajo el sol, hay que volver a aplicar el protector cada 2 o 3 horas con la piel seca, reaplicándolo también luego de sumergirse en agua. Conviene no disminuir la protección con el paso de los días, ya que, si bien el bronceado previene la sensción de quemadura, no evita las consecuencias a largo plazo de la exposición a los rayos.

 

Siempre es mejor no exponerse en los horarios del mediodía, ya que entre las 10 y las 16 horas la intensidad del sol es más elevada y puede causar daños severos. En verano, se debe tener en cuenta la sombra para saber si la exposición es de riesgo. Cuando la sombra es más larga que la estatura, es más seguro exponerse.

 

También es conveniente refugiarse en una sombrilla, una carpa o un árbol, ya que la sombra bloquea eficazmente los rayos del sol.

 

Para humectar la piel luego de la playa, lo mejor es utilizar una emulsión o crema liviana para devolverle su elasticidad natural.

 

En cuanto a los medicamentos, lo ideal es consultar con el médico acerca de los riesgos, puesto que algunos fármacos tienen como efecto adverso quemaduras severas ante la exposición solar habitual.

PUNTO BIZ

 

Fuente: SM
Imprimir


Sin Mordaza
TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA © Copyright 2015 - sinmordaza.com
Todos los derechos reservados.