Viernes
26.05.2017
        
Sin Mordaza
30-11-2016
30-11-2016 | CARLOS DELICIA | CON EL 2017 EN LA MIRA

Peligrosas jugadas políticas

El gobernador de la provincia, Miguel Lifschitz, está viviendo momentos de mucha presión política, interna y externa. La unidad del PJ en el Concejo de Santa Fe abre una esperanza hacia el futuro. Las audiencias públicas en Santa Fe por los aumentos tarifarios en agua y luz demuestran la soberbia de las empresas y la indiferencia de la sociedad.

Pignata Presidente

La construcción de la unidad del PJ en el Concejo de Santa Fe no fue hecho menor, hace exactamente un año pudieron haber logrado el mismo resultado que se propusieron este martes. Las inexperiencias de algunos, las ambiciones personales de otros, los egos y la falta de un objetivo en común, hicieron caer la posibilidad de conducir la estratégica presidencia del Concejo de Santa Fe.

Luego de un año de maduración y construcción política, los ediles justicialistas entendieron que un proyecto del conjunto los podría proyectar como protagonistas de un nuevo “justicialismo unido”  con aspiraciones hacia el futuro. Sebastián Pignata pudo hilvanar la confianza suficiente entre sus pares para concretar un anhelo soñado por su abuelo Alberto Maguid, el actual presidente del PJ provincial Ricardo Olivera y el jefe político de Producción y Trabajo, Jorge Molina.

Este hecho político encendió todas las luces amarillas en el Frente Progresista y en el propio Palacio Municipal. Para José Corral, una derrota y un condicionamiento. Aspiraba a poner a alguien de confianza ante la necesidad de responder al llamado presidencial de encabezar la lista de diputados nacionales. Nunca lo pensó, ahora menos con un peronista presto a asumir. “Santa Fe es el bastión radical como Rosario lo es del socialismo, no se entrega a la oposición”, nos comentaba un edil del frente que salió muy apenado de la sesión.

Lo ocurrido en el Concejo de Santa Fe debe haber sumado más preocupación a Miguel Lifschitz que no puede manejar la interna de su propio partido, ni que hablar del Frente Progresista. Supuestamente había acordado con José Corral elecciones separadas para el 2017, para dejar para el 2019 las definiciones nacionales y lograr una gobernabilidad sin sobresaltos hasta el final de su mandato. 

Hoy Bonfatti y Galassi piden elecciones conjuntas y reforma electoral para el 2018. El sector radical “Neo”, socio estratégico del Gobernador, quiere elecciones unificadas para provocar la definición del intendente de Santa Fe como ya lo hizo el dirigente del “M.A.R.” Julián Galdeano, quien aseguró que se presentará como UCR en las próximas elecciones a concejales y diputados nacionales.

Con un escenario de elecciones unificadas, lo nacional cobra real importancia en la estrategia electoral y puede influir en las elecciones provinciales donde los liderazgos locales tienen mayor incidencia.

El Frente Progresista puede quedar debilitado si los radicales son forzados a definirse por “Cambiemos”, seguramente un 25% se irán y el 75% quedará en el Frente que, con el antecedente de las elecciones anteriores,  se enfrentará a un peronismo que  se ilusiona con dar una sorpresa.

La nueva conducción del PJ, con el respaldo de todos los senadores, piensa en promover un candidato a diputado nacional en el 2017 que se instale como futuro candidato a gobernador. “No hay 2019 sin un triunfo en el 2017”, asegura un senador provincial del sur.

No descartan que Omar Perotti haga un renunciamiento histórico a su banca de Senador Nacional para encabezar las elecciones a diputados nacionales y quedar posicionado como candidato indiscutible. Por las dudas, hay varios senadores que aseguran tener un candidato, “un tapado”, que puede sorprender.

Las audiencias públicas

¡Qué diferencia con Buenos Aires! Las audiencias públicas sirvieron para bajar las pretensiones del gobierno en materia de incremento de tarifas. La participación de las entidades intermedias, ONGs, dirigentes y legisladores logró instalar en los medios y en la sociedad lo arbitrario del aumento propuesto. Del 1500 % a 300 o 400%, según el sector, fue el aumento que se animó a plasmar el ejecutivo.

En Santa Fe fue todo lo contrario. Bajo nivel de participación; no superaron las 140 personas, de las cuales 33 habían pedido exponer y sólo lo hicieron 16 con 5 minutos de alocución. La empresa se explayó durante casi cuatro horas tratando de justificar los aumentos y sin poder argumentar fehacientemente los números que se tiraron en el debate.

Por ejemplo, el diputado (MC) Mario Lacava establecía: “El aumento de la tarifa de luz del 50% a partir de abril del corriente año, sumado al 26,9% de aumento aplicado desde diciembre de 2015, elevaron las tarifas eléctricas en un 90% acumulado respecto de los valores vigentes para 2015. Si a esto le sumamos el 35% que ahora se pretende, estaríamos en un aumento de la luz del orden del 130% en un año, valor alejado totalmente de cualquier parámetro comparativo de aumentos que se utilice”.

Además, aporto estos datos:  “Ante los números que demuestran que la EPE ha recaudado en 8 años de gestión socialista un 927% más, y que la subida salarial fue de 750%, ellos dicen que la diferencia está en la distribución, donde quedó claro que el costo de distribución subió un 844%, por debajo del mayor ingreso por operación que tuvieron”.  

Datos y cuadros que dejan en claro que es injustificado el nuevo aumento propuesto por el gobierno. Además se suma la noticia que la Nación va a condonar una deuda de 1.800 millones de pesos por la deuda que tiene la EPE por no pagar la energía consumida. No pagó, descongeló las tarifas cuando ninguna provincia lo hizo, aumentó en forma exponencial las tarifas cuando en Buenos Aires se pagaba monedas, para reducir los aportes de inversión que había instaurado el justicialismo en los últimos años de Obeid.

Con lo que se ahorrará la provincia al no pagar la deuda millonaria a la Nación y los casi 30 mil millones que tiene de acreencia por el 15% retenido, ¿no sería una excelente oportunidad para que el gobernador le diera un respiro a los aumentos tarifarios que terminan golpeando duramente en los bolsillos de los asalariados?

Pero lo preocupante es que en la Audiencia no se vio a los concejales de la ciudad defendiendo a los vecinos, ni a dirigentes provinciales defendiendo a los consumidores, salvo honrosas excepciones como la de los diputados Silvia Augsburger y Rubén Giustiniani; al defensor adjunto de Santa Fe, el ex diputado provincial Mario Lacava, entre otros. Los medios tampoco le dieron la repercusión que el tema merecía o que había tomado con el caso nacional.

Lo mismo ocurrió con la audiencia sobre el aumento del agua donde la empresa AGUAS SANTAFESINA S.A., en el periodo 2008-2016 aumentó fuertemente las tarifas, lo que le permitió incrementar sus recursos por operación del servicio en el orden del 781%, mientras que sus costos operativos lo hicieron por debajo en un 778%, muy por encima del crecimiento del índice de precios que para el periodo muestra un incremento del 670%, y del índice de salarios que alcanza estimativamente el 580%. 

Lo único para destacar en estas jornadas sobre las audiencias públicas sobre el aumento del agua es la postura del intendente de Rafaela, quien luego de detallar las penurias que viven los vecinos en verano y la falta de personal e infraestructura de ASSA en Rafaela, expresó: "Soy intendente de Rafaela. Esto no es un ataque al ENRESS ni a ASSA, es defender los intereses de los rafaelinos que tienen que pagar una boleta por un servicio que no tienen".


Fuente: SM
Imprimir


Sin Mordaza
TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA © Copyright 2015 - sinmordaza.com
Todos los derechos reservados.