Viernes
26.05.2017
        
Sin Mordaza
01-11-2016 | MARÍA HERMINIA GRANDE | OPINIÓN

La clave está en la Justicia

Como siempre Julio Bárbaro en su poder de síntesis define a la política con dotes de maestro (hecho que realmente ocurrió en la formación profesional de esta periodista).  

En diez palabras resume el problema argentino. Prácticamente con ellas sienta las bases sobre lo cual debiese estructurarse la mayor planificación de rescate argentino. Bárbaro dice: “si los ricos no aportan, nuestros pobres se mueren”.  Sucede que nuestros pobres ya se mueren! Y por lo visto si no hay toma de conciencia política se seguirán muriendo. El investigador del CONICET Fernando Longhi sostiene que en el período 1999 al 2013 ha bajado la desnutrición  y las muertes por desnutrición en la Argentina. En realidad ha retrocedido en su extensión territorial hasta acorralarse en el Norte Grande Argentino. ¡Su concentración es tal que parece allí  otro país! Dice el Dr. Longhi: “El Norte se está escindiendo de la Argentina.  La muerte por desnutrición tiene cara aborigen”.  En estos treinta y tres años de democracia nuestro país ha conseguido que hasta los derechos más elementales, sólo le pertenezcan a unos pocos. Asumir que en el período citado anteriormente se ha registrado la muerte por desnutrición de 2000 niños de 0 a 5años, es políticamente incorrecto. Por eso es un secreto a voces que el 50% de las muertes de niños en Argentina, tiene como causa principal la desnutrición aunque terminen falleciendo de alguna otra enfermedad. Si alguien sufre desnutrición es porque el primer derecho humano de un nacido vivo no le fue otorgado: ¡alimentarse! Como se sabe el desnutrido que no muere queda disminuido  y seguramente nunca llegará a ser un ciudadano pleno. La discapacidad intelectual de esa persona es responsabilidad absoluta de la política. Mientras ésta  discute anexar nuevos derechos,  no cumple con los existentes en la actual Carta Magna. 

Tal vez el abandono sistemático del contenido de los programas de muchos partidos políticos, sea el  responsable  de que legisladores nacionales ya no rindan cuenta, ni sean cuestionados por sus bases al no cumplir  con sus responsabilidades. Los partidos de raigambre nacional y popular llevan en sus estatutos la vindicación a los derechos básicos del Hombre y su responsabilidad social. Hoy los legisladores nacionales de las provincias más afectadas distraen su tiempo en cosas absolutamente menores si lo comparamos con lo que está en juego: la vida misma. Increíblemente Argentina está cartelizada y no sólo por el flagelo de la droga. Está el cartel de los desnutridos, está el cartel de los que gozan de derechos, el de los excluidos, por lo cual suena interesante la definición de un integrante de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el Dr. Horacio Rosatti, cuando recientemente manifestó que la verdadera grieta está entre el juez honesto y el juez corrupto. La Justicia es clave en todo sentido. Lo es para la corrupción. Para la injusticia social. Para el incumplimiento de los deberes de funcionario público. Monseñor Casaretto ha puesto el dedo en la llaga: “planes sociales sin educación y trabajo no sirven”.

Dos cifras reflejan que algo está mal en Argentina: $ 200 mil millones se destinan a sueldos y $ 280 mil millones van a subsidios. 

Cierta tristeza genera ver como muchos de los ex Presidentes de la democracia argentina inexorablemente terminan desfilando por Comodoro Py. También es triste ver las lentas reacciones políticas ante los problemas más urgentes. Una concertación social  sin que sus actores luego de arduas discusiones no terminen plasmándolos, en un acta donde se comprometen a cumplirlos; no tiene sentido. Una gran incógnita se genera en este casi primer año de mandato del presidente Macri,  y tiene que ver con lo que pareciese resulta una confusión entre la realidad y el deseo de la gente. Todo ciudadano bien nacido espera que al gobierno le vaya bien y desea su mejora personal para el próximo año (casi como un brindis navideño); pero la política no debiese confundir los anhelos con la realidad. ¿Alcanza con los buenos deseos ciudadanos para evitar desbordes sociales?

La política en Argentina no está consolidada. En el frente oficialista  se advierten molestias, no sólo de Lilita Carrió, también de los radicales, más allá que se esfuercen en disimularlo. En el peronismo  la atomización es mayor y pareciera que el futuro error también será grande, ya que la necesidad de recuperar el poder los hace amucharse sin importar antecedentes. Si no busca un proyecto superador no será creíble, tampoco votable. 

 

 

Fuente: Sin Mordaza
Imprimir


Sin Mordaza
TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA © Copyright 2015 - sinmordaza.com
Todos los derechos reservados.