Martes
21.02.2017
        
Sin Mordaza
26-08-2016 | OPINION | DAVID ROSMAN

Donald Trump, Moreno, Máximo, etc. y el caballo de Calígula.

Aclaro que la referencia al caballo de Calígula no es una idea mía original sino la leí del periodista John Carlin en un artículo titulado, precisamente  así, cuando se refería al comentario del Presidente Obama sobre la falta de capacidad de Trump para ser presidente de Estados Unidos.

Su artículo se publicó en El País, diario de España, y al igual que muchas otras publicaciones internacionales, hacían referencia a este personaje de la política que provoco un sisma en el Partido Republicano como no existían precedentes en los últimos tiempos.
Por qué traer a colocación a Caligula?
La figura de Calígula, el tercer emperador de la Antigua Roma fue conocida por sus locuras y delirios. Este peculiar personaje que reinó tras el imperio de su padre adoptivo Tiberio desde los años 37 hasta el 41 D.C se encuentra envuelto de anécdotas negativas, perversas e irracionales que determinan un grado de locura absoluto en el tirano. Esto se fomentó, entre muchos ejemplos, con la adquisición de su caballo preferido, Incitatus, por quien tuvo una devoción increíble. Así le hizo construir una gran caballeriza de mármol, con incrustaciones preciosas y mantos teñidos con púrpura, el tinte más caro en aquella época y que solo estaba reservado para los miembros de la casa real.
En este cuadro de locura, Calígula le otorgó a su caballo el título de Cónsul de Roma.
En esta línea de razonamiento, del absurdo en la política romana, se traspola John Carlin al candidato Trump y sostiene que no solo carece de la inteligencia emocional y cerebral de un chico de primaria, sino que no ha hecho ni los más elementales deberes.
Preguntado sobre el presidente de Rusia, Putin, el candidato republicano dijo que si él fuera presidente de Estados Unidos, el presidente ruso no enviaría tropas a Ucrania. Estas inconsistencias de Trump y muchas otras que se produjeron a lo largo de su campaña, y tal vez las que se sigan produciendo, llevaron al periodista a concluir que tanto Obama como todos los demás presidentes de la historia de Estados Unidos son unos colosos comparados con Trump, unos parangones de la cordura, de la inteligencia y el buen juicio.
La esencia de este planteo ya no radica en el disentimiento con las propuestas de Trump, sino que es mucho más grave. Estriba en la discrepancia entre la capacidad (o incapacidad) de alguien que aspira a un cargo público, en este caso el más importante de un país, y las exigencias de un cargo. Tema recurrente en países como Argentina y muchos otros, y con absoluta originalidad en el país del Norte.
Aun dentro del mismo Partido Demócrata, el tema de la ‘capacidad' ha sido esgrimido por los que fueran sus precandidatos y en oportunidad de un reportaje en Abril del 2016, al preguntarle si Sanders está cualificado y preparado para ser presidente de Estados Unidos, Clinton respondió, "bueno, creo que no ha hecho sus tareas y lleva más de un año hablando de hacer cosas que obviamente no ha estudiado o no comprende de verdad, y eso plantea muchos interrogantes".
En la actualidad, Sanders respaldo a Clinton sin reservas. Las contradicciones de la política.
Otros títulos hablan de la "deriva" de Trump que ensancha la fractura en las filas republicanas, los republicanos lo regañan por sus críticas a un juez de ascendencia mejicana, a los padres de un soldado muerto, de religión musulmana, y tantos otros comentarios críticos del mismo partido a quien Trump pretende representar.
Un verdadero caos partidario, al punto que la presidenta de Hewlett Packard, Meg Whitman, una de las ejecutivas más importantes del mundo y republicana muy influyente, llego a decir que votaría a Hillary Clinton, la candidata demócrata. Más aun llego a sostener en su cuenta de Facebook que Trump "pondría en peligro la estabilidad y la seguridad del país", y que "su carácter autoritario supondrá una amenaza".
Si bien puede distinguirse entre la elite del partido y sus bases, para evaluar el real apoyo que Trump tendrá en las elecciones, aparece en escena una teoría conspirativa según la cual Trump sería un aliado secreto de los Clinton para hacer estallar la campaña republicana.
Mis conversaciones con afiliados al partido Republicano, en el Estado de Florida, muestran que padecen un alto grado de confusión en cuanto al candidato nominado y una absoluta ignorancia en cuanto al resultado electoral. Cualquier resultado es posible, es la respuesta de la mayoría, en un sector de empresarios y profesionales interesados en la política nacional.
Lo más reciente de Trump fue su discurso sobre las medidas económicas que piensa implementar en su gobierno, de resultar electo. En el mismo se refirió al esplendor de la industria automotriz de la ciudad de Detroit, declarada en quiebra en el 2013, y que es la sede de General Motors, una de las grandes automotrices mundiales, que a su vez en el 2009 se declaró en bancarrota.
Dio un dato escalofriante: "Hoy en día la ciudad está en lo más alto de los rankings de ciudades peligrosas. El 40% de los residentes de la ciudad viven en la pobreza, más de dos veces y media el promedio del país y la tasa de desempleo es más del doble del promedio nacional".
"Detroit es donde comienza nuestra historia. Detroit fue una vez la envidia económica del mundo. Cuando estábamos gobernados por políticas que ponían a EEUU primero, Detroit estaba en auge. Ingenieros, constructores, trabajadores, transportistas y muchos otros iban a trabajar cada día, mantenían a sus familias, y vivían el sueño americano", aseguró el empresario.
Según la AFP, más de la mitad de los estadounidenses consultados en una nueva encuesta dijeron que planean votar por Hillary Clinton en las elecciones de noviembre, permitiendo que la candidata demócrata supere por primera vez la barrera del 50%.
El 51% de los estadounidenses votarán por la candidata demócrata Hillary Clinton en las elecciones de noviembre, la primera vez que la ex secretaria de Estado supera el umbral del 50% en un sondeo.
La encuesta, publicada el jueves por la Universidad de Quinnipiac, muestra que Clinton llega al 51% de la intención de voto, contra 41% de su rival republicano Donald Trump.
"Esta ventaja de 10 puntos es una prueba más de que Donald Trump está en un espiral hacia abajo", dijo Tim Malloy, subdirector de la división encuestas de ese centro de estudios.
Nuevamente nos preguntamos, los electores, la población en condiciones de votar, decide por la capacitación de los candidatos, por su trayectoria, honestidad, probidad, programas, promesas?
Los consultores en materia de campañas electorales creen que juegan una multiplicidad de factores, y por tanto no hay una respuesta mecánica ni fácil.
A la sociedad americana le interesa fundamentalmente la cuestión económica que hace a la capacidad adquisitiva del salario, hoy deteriorado a niveles extremos, la cobertura médica, extendida a las capas pobres por el Obamacare, la seguridad, amenazada por actos terroristas de repetición sistemática, la vieja polémica sobre la portación de armas y la política inmigratoria,
Más distante se encuentra su interés por la política fiscal, la política exterior, temas del medio ambiente, y cuestiones que no refieran específicamente al bienestar económico.
También está presente la manipulación de los medios de comunicación, el voto por resentimiento, como el mencionado caso de Meg Whitman, la influencia de los indecisos que puede variar el resultado final de una elección y otros aspectos que no tienen como núcleo central la "capacidad".
Argentina tiene muchos ejemplos de funcionarios del más alto rango sin capacidad y lo que es gravísimo sin el menor sentido de la ética y la honestidad. El poder los convierte en omnipotentes, como el personaje ridículo y patotero de Moreno, en nuestro paisaje local, y la figura de Máximo, entre otros personajes similares, como emblemáticos de la falta de capacidad.
John Carlin no pensó solo en EEUU cuando hablo del caballo de Calígula, pues los ejemplos de personajes con poder, protagonismo e influencia sin la menor capacidad sobran en el mundo.
Habrá teorías sociológicas que se encargaran de explicar estos fenómenos anomicos de las sociedades desarrolladas y no tanto, pero el costo de entronar personajes incapaces, cuando no violentos y deshonestos, los paga la sociedad toda por varias generaciones.

 

 

Fuente: SM
Imprimir


Sin Mordaza
TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA © Copyright 2015 - sinmordaza.com
Todos los derechos reservados.