El fiscal Carlos Gonella dejó la Procelac

''

“No reinicié ni me renunciaron; doy un paso al costado”, le dijo Carlos Gonella esta mañana a Infobae para explicar su salida de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac).

En su lugar, según trascendió esta mañana, fueron designados los fiscales Gabriel Pérez Barberá y María Laura Roteta, aunque recién serían oficializados el lunes.

Nombrado hace cuatro años por la procuradora Alejandra Gils Carbó, en abril de 2013 enfrentó una acusación por presuntamente beneficiar a Lázaro Báez en la causa de la “ruta del dinero K”.

Al estallar el caso mediáticamente con las declaraciones de Leonardo Fariña y Federico Elaskar en el programa Periodismo para Todos, se lo acusó de pedir que se excluyera al empresario -ahora detenido- en la primera etapa de la investigación. Si bien Gonella siempre negó esa acusación, fue procesado por el juez Marcelo Martínez de Giorgi, luego confirmado por la sala II de la Cámara Federal porteña, a cargo de Martín Irurzun, Horacio Cattani y Eduardo Farah.

La decisión de Gonella coincide con el avance de la causa que tiene como principal apuntado a Lázaro Báez, tras su detención y múltiples allanamientos en sus propiedades. Sin embargo, para Gonella nada de eso tiene que ver con su salida. “Se cumplió un buen ciclo y arrancó otro”, aseguró el abogado cordobés a este portal.

Según trascendió, Gonella volverá a su provincia natal como fiscal general. Y pasará a desempeñarse en una unidad de litigios estratégicos, destinada a colaborar con las causas relevantes que se eleven a juicio oral.

Al frente de la Procelac, Gonella encabezó investigaciones de gran repercusión mediática y que alcanzaron altas esferas de la política. Una de ellas fue la de Báez, otra la de Fernando Niembro, quien como dueño de la productora La Usina -que no tenía empleados-, le facturó al Gobierno porteño servicios por 20 millones de pesos, maniobra que lógicamente involucró también a funcionarios de la Ciudad, entonces a cargo de Mauricio Macri. Para ambas, se basó en informes periodísticos y Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS) reportados por los bancos”.

En marzo de 2015, Justicia sobreseyó al titular de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Dinero en una denuncia por “abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público”.
La medida fue dispuesta por el juez Sebastián Ramos, a instancias del fiscal Jorge Di Lello, quien había entendido que su colega no incurrió en los delitos por los que lo había denunciado el juez Claudio Bonadio.

Gonella fue acusado de “abuso de autoridad e incumplimiento” por entender que demoró cinco meses en judicializar una denuncia presentada por un particular en la Procelac, pero Di Lello entendió que no hubo delito. A su criterio, Gonella “inmediatamente después de recibir la primera de las presentaciones de la denunciante, dispuso dar intervención de los hechos a distintas áreas”.