¿Cuál es el objeto más caro de la Tierra?

''

Un nueva central nuclear en el suroeste de Inglaterra será la construcción más costosa de la Tierra. Eso es lo que se asegura sobre la planta nuclear de Hinkley Point, que se levantará en Somerset. Pero ¿hay alguna otra edificación cuya construcción haya sido tan costosa?

“Hinkley será el objeto más costoso de la Tierra… algunos cálculos dicen que su precio sobrepasará los US$ 35.000 millones”, afirmó la organización ecologista Greenpeace el mes pasado cuando lanzó una petición en contra del proyecto.

La cifra incluye un cálculo sobre el pago de intereses por el préstamo de dinero, pero los arreglos financieros para Hinkley C son tan opacos que es imposible calcular cuál será el costo final exacto.

Incluso si se considera solamente el costo de construcción, el precio es bastante alto. El principal contratista, la empresa EDF, estima que es de US$ 26.000 millones. Con esa suma se podría construir un pequeño bosque lleno de Burj Khalifas, el edificio más alto del mundo, en Dubái, que costó “solamente” US$ 1500 millones.

También podrías crear más de 110 km de un acelerador de partículas. El Gran Colisionador de Hadrones, de 27 km, construido bajo la frontera de Francia y Suiza para descrubir los secretos del Universo, costó “sólo” US$5.800 millones.

El puente más caro que se ha erigido es el reemplazo del tramo oriental del Puente de la Bahía de San Francisco-Oakland, diseñado para soportar hasta los más fuertes terromotos que los sismólogos pronostican pueden suceder en los próximos 1500 años. El costo: unos US$ 6.500 millones.

¿Por qué es tan costosa la central de Hinkley?

“Las plantas de energía nuclear son los equipos más complicados que construimos. El costo de las plantas nucleares ha aumentado a través de la historia debido a los accidentes que han ocurrido, porque son diseñadas con medidas para afrontar riesgos”, dice Steve Thomas, profesor emérito de política energética de la Universidad de Greenwich.

La central nuclear más nueva de Reino Unido, Sizewell B, que fue terminada en 1995, sólo costó US$ 2300 millones, unos US$6.000 millones a los precios de hoy. En Europa no se ha completado ninguna planta nuclear este siglo. Las que han sido construidas en años recientes están en países como China o India.

El profesor Thomas cree que las cifras de estas plantas, si es que existen, no son confiables. ¿Y los edificios históricos? ¿Podría el costo de la Gran Pirámide de Giza, en Egipto, ensombrecer al de Hinkley C?

Cálculos

Calcular el costo de algo que se construyó hace más de 4500 años presenta numerosos desafíos. Pero en 2012 la Compañía de Construcción Turner calculó el costo de la pirámide en entre US$ 1100 millones y US$ 1300 millones.

Esto incluye unos US$ 730 millones por costo de la piedra y unos US$ 50 millones por 12 grúas. Sin embargo, se proyectó que sólo 600 trabajadores serían necesarios. Pero en una época en que no existían las grúas, la Gran Pirámide requirió para su construcción 20.000 trabajadores.

¿Y el costo para el Faraón Keops? Se cree que por dos décadas los albañiles trabajaron en la pirámide durante cuatro meses al año, período de la inundación anual del Nilo, cuando los campos que normalmente cuidaban quedaban sumergidos.

Esto suma 48,4 millones de días laborales. Se piensa que otros 4000 albañiles trabajaron todo el año, lo cual suma otros 77,6 millones de días laborales. Si se utiliza el actual salario mínimo egipcio de US$ 5,73 al día, el total de la mano de obra es de US$ 445 millones.

Una inscripción de la época revela que los trabajadores recibían 10 barras de pan y una jarra de cerveza al día. La evidencia arqueológica sugiere que los albañiles que trabajaron en la obra tamién recibieron carne y pescado.

Con los precios actuales de Egipto, 10 barras de pan, una lata de Coca-cola y una porción de carne o pescado cuesta unos US$ 5,80.

Materia prima gratis

Y el Faraón no tuvo que pagar por la materia prima. “El rey era dueño de toda la piedra en las canteras”, dice Joyce Tyldesley, profesora de egiptología de la Universiad de Manchester.

“Y no podía venderla. Nadie hubiera tenido en qué utilizarla. Sus palacios y templos estaban construidos de adobe, igual que las casas de la gente. Nadie tenía recursos para comprarla. Era un material gratuito”.

Tyldesley cree que la mano de obra también fue, en efecto, gratuita. Se les pagaba a los trabajadores con alimento que el faraón había reunido como impuestos. En cualquier caso, una cuenta con un total de US$ 700 por piedra, más US$ 400 por salarios, no se acerca en absoluto al costo de Hinkley C.

La Gran Muralla de China fue un proyecto incluso más grande que la pirámide. Con 8800 km de largo, su masa es ciertamente enorme. En realidad es un número enorme de muros, que se construyeron juntos a lo largo de 2000 años, lo cual va más allá de la definición de “objeto” (como algo unitario).

Pero hay un proyecto actual que, a primera vista, parece estar valorada al mismo nivel que una planta de energía. La familia real de Arabia Saudita está renovando la Gran Mezquita de la Mecca a un costo que, se dice, es de unos US$ 23.000 millones.

Pero esto incluye una nueva carretera y línea de tren, entre otras cosas. Así que este también va más alla de la definición de “objeto”.

Otro competidor es el Aeropuerto Internacional de Hong Kong construido en 1998 sobre una isla artificial con un costo de US$20.000 millones, equivalente a US$29.000 millones a los precios de hoy. Esto también son minucias comparado con el cálculo de EDF para Hinkley C.

En cualquier caso, incluso si Hinkley C se construye con ese presupuesto, lo cual está muy lejos de ocurrir, es poco probable que permanezca siendo la central de energía más costosa durante mucho tiempo.

“Estamos construyendo dos reactores en Hinkely. Turquía tiene un acuerdo para cuatro reactores, Sudáfrica está a punto de lanzar una oferta para seis reactores”, dice Steve Thomas. “Una orden para construir seis reactores va a costar tres veces más que Hinkley”.

Pero cualquiera que sea el objeto más costoso de la Tierra, en el espacio hay algo que los eclipsa a todos: la Estación Espacial Internacional. Su costo: US$110.000 millones.