Allanaron la estancia de Lázaro Báez en Uruguay

''

PUNTA DEL ESTE.- A las cinco en punto de la tarde la policía rompió el candado de la Estancia El Entrevero, de Maldonado, para ingresar al campo que es investigado en el marco de la causa sobre la ruta del dinero K .

E trata del famoso campo de 150 hectáreas, ubicado en el kilómetro 171 de la Ruta 10, cerca del balneario José Ignacio. El lugar figura como propiedad de Jumey S. A., la organización que estaba presidida por Daniel Pérez Gadín.

Efectivos de la Dirección General de Represión al Tráfico Ilícito de Drogas (DGRTID) rompieron el candado de la portera, dando cumplimiento a una orden de la magistrada Adriana de los Santos, que está al frente de uno de los dos juzgados especializados en Crimen Organizado.

El pedido lo había hecho la fiscal María de los Ángeles Camiño, motivada por el alboroto que se armó con un video de tomas aéreas que divulgó el canal TN.

En realidad, en la policía y en la justicia se manejaba hasta ahora la información de que en el campo no había nada de nada, ni construcciones sobre el terreno.

La filmación de unos contenedores abrió sospechas y alimentó especulaciones, incluso hasta sobre la posibilidad de que allí estuviera escondido dinero.

Pero los contenedores y el casco de la Estancia El Entrevero están en un terreno contiguo, perteneciente a una familia de polacos que se molestó mucho con todo el bullicio y decidió contratar a un camarógrafo de San Carlos para que filmara todo lo que sucedía en esta jornada.

Incluso una abogada de la familia Kobylanski apareció en la zona hablando de posibles demandas, porque los dueños de los terrenos y de los contenedores se sentían difamados.

El encargado de la estancia vecina, Ceferino Barrios, explicó a la radio local FM Gente que en los contenedores hay muebles antiguos y maquinaria para una fábrica de chocolate que el empresario Walter Kobylanski, dueño del campo, iba a instalar en Paraguay. Y que el contenedor que aparece perdido en un monte, se les quedó por problema de traslado y que en su interior están los muebles de un restaurante de comida rápida que años atrás estuvo en Gorlero.

Tras los primeros procedimientos, los oficiales de la policía permanecieron en el campo.

La investigación

La investigación es larga y ya ha tenido consecuencias. En el invierno del 2013, el Banco Central del Uruguay encontró irregularidades en la compra de la estancia “El Entrevero”, ya que ni el escribano ni la inmobiliaria que participaron en el negocio habían cumplido las exigencias legales.

En el verano de 2015 el Ministerio de Economía sancionó al escribano Adolfo Pittaluga Shaw, que intervino en la compraventa, con una multa de 276 mil dólares, y al operador inmobiliario Alejandro Perazzo con otra de casi 89 mil dólares.”

Ninguno había cumplido las obligaciones de la ley sobre lavado de dinero, que obliga a reportar las operaciones con estas características. Ahora la investigación continúa y se espera reunir mayor información.