Los aventureros vuelven al Everest

''

A un año del trágico terremoto que devastó Nepal, los alpinistas retornaron en masa al Everest, contribuyendo en algo a la recuperación de la castigada economía local.

El campamento base “volvió a ser una aldea repleta de tiendas y de vendedores de té, gracias al arribo de escaladores y alpinistas que en las próximas semanas intentarán sus ascensos”, señala el diario Himalayan Times.

El gobierno nepalés otorgó este año 289 permisos a extranjeros que quieren seguir las huellas de Edmund Hillary, el primero en conquistar el Everest en 1953.

Varios casos corresponden a montañistas que volvieron este año tras renunciar a su intento en 2015, a causa del violento sismo que mató a 19 personas sólo en el campamento base.

También 2014 había sido un pésimo año para el Everest por la tragedia de la muerte de 16 guías nepaleses sherpas atrapados por una avalancha mientras estaban equipando una ruta sobre un glaciar.

Un porteador camina hacia el campamento base del Everest en marzo pasado (AP Photo/Tashi Sherpa).
A comienzos de este año las autoridades decidieron extender por dos años la validez de los costosos permisos no utilizados, que promedian un valor de once mil dólares estadounidenses.

Mientras el “negocio” del Everest vuelve a florecer, no ocurre lo mismo para el turismo y la extendida actividad del trekking en el resto de Nepal. Según la Asociación de las agencias de Trekking himalayas, el sector sufrió una pérdida de demanda del 40% respecto al año pasado.

El sismo de 7,8 grados en la magnitud Richter del 25 de abril de 2015 provocó en todo el país al menos ocho mil muertos, destruyó medio millón de hogares y le dio un grave golpe a la industria del turismo, una de las principales fuentes de subsistencia para decenas de miles de hoteleros, gastronómicos, feriantes y guías de montaña. Al cumplirse un año, en algunas zonas parece como si el terremoto hubiera ocurrido hace semanas: los escombros siguen presentes y la gente vive bajo refugios con techo de chapa.

Un andinista descansa camino al campamento base del Everest (AP Photo/Tashi Sherpa).
Según la ONU, una de cada tres familias en Nepal tienen al menos un miembro que vive en el extranjero porque no encuentra trabajo en el país. En lugar de sus viviendas, los migrantes construyen estadios para el Mundial de Fútbol de Qatar o construyen calles en Malasia.

clarin