Domingo
19.02.2017
        
Sin Mordaza
02-03-2016
02-03-2016 | DARIO GOMEZ | EL CUENTO DEL TÍO

Funcionario infiel

Atraparon a uno de “los tíos”, autor del robo de las computadoras del depósito de la Secretaría de Tecnología para la Gestión. Buscan al autor intelectual y a un “empleado infiel”. Desde el gobierno creen que puede ser del API o de la Secretaría. El Fiscal investiga si es un caso aislado o un “modus operandis”.

Meses atrás, el gobierno provincial realizó una llamado a licitación para la adquisición de 40 computadoras con monitores, 40 monitores adicionales y 10 notebooks para la Agencia Provincial de Impuestos. Según el protocolo establecido, el equipamiento se entregó a la Secretaría de Tecnologías para la Gestión de calle Av. Gdor. Freyre 2315 de esta ciudad capital para certificar que se cumplía con las condiciones del pliego, para luego enviarlo al API (organismo de recaudación de impuestos)

El pasado jueves 28 de enero, a raíz de un llamado telefónico para reclamar que se habían llevado unas valijas para las netebooks que no correspondían, se descubrió la inexistencia del envió de las computadoras a ese organismo de la provincia. Alerta y denuncia en total secreto.

La versión extraoficial es que el viernes 22 de enero entre las 15:10 y 15:30 se presentó una persona que dijo llamarse José Hernández y conociendo la metodología encaró al guardia de seguridad privada del depósito y lo convenció de que debía entregarle el equipamiento para trasladarlo a la otra dependencia.

La versión oficial no deja en claro aún cómo ocurrieron los hechos, pero aseguran que el 28 de enero realizaron la denuncia correspondiente ante Secretaría de Delitos Complejos y que a partir de la evaluación de los videos externos no se pudo saber quién retiró la mercadería valuada en casi $900.000 porque “extrañamente” las imágenes de las cámaras internas no grabaron en el lapso de las 15 a las 16. El resto estaba completo.

Este hecho, que tomó notoriedad por la denuncia de Sin Mordaza, necesitaba más datos para conocer los detalles del gran engaño consumado. Los que podrían dar más información eran los responsables del área. Se consultó al titular de la Secretaría, Martin Degrati, que estaba de vacaciones, y éste se sorprendió de que el hecho haya tomado estado púbico y garantizó desconocer los pormenores por estar fuera del país. El otro funcionario requerido fue Guillermo Porchietto, quien reconoció que no se siguieron los protocolos de seguridad pero que había indicios para esclarecer el hecho.

El fiscal Roberto Apullán, luego de varios días de investigación, ordenó la detención de uno de los autores materiales de apellido Ojeda; la clave fue un número telefónico.

Con el análisis de las cámaras de seguridad del Gobierno de la Ciudad de Santa Fe se pudo detectar que el pasado 22 de enero entre las 15:10 y 15:30 se presentó un taxi flete que cargó las computadoras que tenían como destino la API y sin cumplir con los protocolos establecidos le entregaron las computadoras y se dieron a la fuga. A bordo de la camioneta iban dos personas. Además, también se utilizaron las cámaras de seguridad de la Municipalidad de Santo Tomé para detectar dónde se depositó el material sustraido. Nunca pudieron ver la patente del vehículo, pero sí pudieron ampliar un sector donde figuraba el teléfono del Taxi Flete. Ahí comenzó la identificación de los autores del hecho.

El detenido, de apellido Ojeda, sería uno de los encargados de reducir la mercadería y, de hecho, rápidamente vendió algunas de las notebooks sustraídas para luego viajar a Paraguay.

Merced a la investigación y luego de ubicar al transportista que declaró que “sólo había sido contratado para trasladar mercadería” se logró identificar a quien fue detenido y como no se encontraba en el país comenzó una negociación con su abogado que permitió recuperar 32 computadoras, una notebook y un monitor.

La investigación continúa para detectar los posibles cómplices dentro del organismo del Estado, especialmente al confirmarse que cuando se realizó la entrega sin cumplir con el protocolo establecido, “misteriosamente” las cámaras de seguridad de la Secretaría de Tecnología no funcionaron y por lo tanto no se lo pudo registrar. En las próximas horas se citaría a uno de los empleados que entregó las computadoras con la posibilidad de que su declaración testimonial se transforme en una indagatoria.

Según el ministro de Gobierno de la Provincia, Pablo Farías, se abrieron varios sumarios administrativos para detectar si el “empleado infiel” que habría aportado los datos pertenece a la Secretaría de Tecnología o la API. También confirmó que se rescindió el contrato con la empresa de seguridad que prestaba servicio en el depósito oficial y que se le exigiría el pago de los daños ocasionados.

El Fiscal de la causa investiga si esta defraudación al Estado es un hecho aislado o es un “modus operandi” en esa repartición, por eso quiere llegar a conocer al empleado infiel que aportó los datos a Ojeda y al autor intelectual de la maniobra.

Fuente: SM
Imprimir


Sin Mordaza
TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA © Copyright 2015 - sinmordaza.com
Todos los derechos reservados.