03-02-2012 | CIENCIA Y TECNOLOGIA | MEDIO AMBIENTE

Invasión de albatros y gaviotas en el sur Argentino

  Biólogos del Centro de Estudios del Medio Ambiente Patagónico (CENPAT) analizan la causa de la multiplicación de albatros y gaviotas en el sur nacional.  

 

A lo largo de todo el  golfo San Jorge y en localidades pesqueras aledañas de Chubut y Santa Cruz, los albatros y las gaviotas se reproducen exponencialmente, captando la curiosidad de biólogos, científicos y gente oriunda del lugar.

La causa a la que los científicos adjudican este singular fenómeno es que, estas aves, al encontrar cada día más comida se reproducen mucho más. Y esto se debe a que, ciento de toneladas de peces muertos flotan muy cerca de la costa sur.

¿De dónde provienen estos peces muertos? De la caza indiscriminada que pesqueros y fresqueros de langostinos realizan en las costas Argentinas

La decisión tomada por el Secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, de retirar los inspectores que iban a bordo de éstos barcos cambiándolos por meros "observadores", con un casi nulo poder de policía, coincidió con dos situaciones que ayudaron a agravar la situación:

1. La Comunidad Económica Europea expulsó de sus mares a los buques congeladores que eran altamente depredadores. Ante la imposibilidad de trabajar en el viejo continente, las grandes empresas españolas emigraron hacia Argentina, donde la depredación es una palabra desconocida, casi sin uso.

2. Las autoridades provinciales de Santa Cruz y Chubut, en los noventa, completaron el círculo permitiendo a las naves factorías foráneas tirar (sí, tirar por la borda) aquel pescado que no les conviniera.

Desde entonces, los buques que buscan langostinos sólo se interesan por esta especie, que cuesta en el mercado internacional 18 dólares el kilo. Por ello, arrojan al mar la merluza, el cazón, el abadejo, las rayas y hasta el salmón que caen en sus redes. Como la merluza es un predador del langostino, ejemplares de muchísimo kilaje quedan atrapados, son llevados a la cubierta y luego arrojados al mar. Como estos peces viven a 80 o 90 metros bajo la superficie, una vez subidos al barco mueren por una normal diferencia de presión. Aunque sean devueltos al océano, ya están muertos.

Esto es lo que provoca que albatros y gaviotas se reproduzcan tan rápidamente, ya que cada uno de estos barcos tira al mar 10 toneladas diarias sólo de merluza. Lo que multiplicado por alrededor de cien barcos que tiran diez mil dilos de merluza, significan un millón de kilos de pescado arrojados al mar todos los días.

Los marineros no nucleados en el SOMU, denunciaron la situación ante las autoridades correspondientes, pero la respuesta de los barcos pesqueros ante las quejas fue procurar no contratar personal de a bordo argentino, optando por peruanos y bolivianos que no se quejan de la depredación. Y la de las autoridades, fue bajar los impuestos a las ganancias a las empresas pesqueras para que ganen más y no se sientan incomodados por las denuncias.

 

Fuente: SM
Imprimir
Enviar por e-mail



TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA © Copyright 2010 - www.sinmordaza.com
Todos los derechos reservados.