05-06-2010 | OPINION

Se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente

Este 5 de junio, y desde 1973, cuando lo estableció la Asamblea General de Naciones Unidas, se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente. Lentamente, el mundo va avanzando en la conciencia de la necesidad de cuidar nuestro entorno.

Este año queremos rescatar el concepto de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) que habla de la relación que a lo largo de la historia ha tenido la humanidad con el medio ambiente. Se trata de una relación de doble sentido: las personas influyen en el medio y éste condiciona a su vez su modo de vida. Entonces vemos, por ejemplo, que la pobreza es resultado de muchas cosas, pero claramente puede relacionarse con la desertización de los suelos que por la producción intensiva se agotan y ya no pueden proveer materia prima para alimentar a las personas; con los cursos de agua que eran el sustento de mucha gente pero ya no existen o no pueden albergar más vida. Que la calidad de vida de los habitantes del planeta, aún de aquellos que tienen el sustento asegurado, está afectada por las consecuencias de la contaminación por agroquímicos, por la combustión de hidrocarburos, por la gestión irresponsable y poco previsora de los residuos. Todos aportamos a esta realidad, y todos sufrimos las consecuencias, aunque por supuesto las relaciones de desigualdad entre los pueblos y los sectores sociales también se manifiesta en este aspecto.

Y lo cierto es que el futuro ya llegó. Llegó porque estamos sufriendo y tratando de paliar lo que antes hablábamos de prevenir, y los tiempos se aceleran. Pero llegó también porque no hay forma de pensar la problemática ambiental sino es desde un lugar de solidaridad intergeneracional. Es decir, lo que hagamos o no hagamos ahora para preservar nuestro entorno va a afectar la vida de nuestros hijos, de las próximas generaciones. Pensar en ellos es responsabilidad de cada uno y también de toda gestión pública.

Por eso, cuanto antes empecemos a pensar y poner en prácticas maneras de utilizar energías limpias como la eólica y la solar, más temprano aseguramos un futuro mejor para los que vienen. Cuanto antes aceptemos y actuemos sobre la necesidad de diversificar nuestros sistemas de transporte con alternativas menos contaminantes como el tren y los tranvías, más habremos hecho para garantizarles una mejor calidad de vida. Cuanto mejor y más temprano regulemos la producción y el destino de la basura, más habremos hecho por asumirnos como los responsables de ese futuro que en realidad somos.

De alguna manera, y lentamente, el mundo va avanzando en la conciencia de la necesidad de cuidar el medio ambiente. Pero los tiempos se aceleran. Tal vez nuestros hijos ya empiezan a crecer con un pensamiento y una mano más "verde", pero con eso también tenemos que colaborar todos nosotros y todos los días. Educando, enseñando, demostrando que el medio ambiente no es sólo un recurso sino también un valor, y el lugar donde vivimos hoy y viviremos mañana.

*Diputado provincial CC-ARI
Fuente: Por Pablo Javkin*
Imprimir
Enviar por e-mail



TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA © Copyright 2010 - www.sinmordaza.com
Todos los derechos reservados.