Domingo
23.07.2017
        
Sin Mordaza
06-09-2009 | JUDICIALES | La sombra del grupo autodenominado La Hermandad

Juzgado Federal de Reconquista: otra señal intimidatoria genera alerta

El pasado lunes apareció una foto en el despacho de la mujer del fiscal federal, José Candioti, quien actúa en los juicios de lesa humanidad que se llevan a cabo en la ciudad de Santa Fe. En la foto familiar a sus hijos le habían dibujado el lazo de una horca y le habían marcado los ojos.

"Es inadmisible que al comenzar los juicios por los delitos del terrorismo de Estado en la provincia resurjan actos intimidatorios y autoritarios como el sufrido por la familia del doctor Candioti, que hacen revivir la época más nefasta de nuestro país",
"Es inadmisible que al comenzar los juicios por los delitos del terrorismo de Estado en la provincia resurjan actos intimidatorios y autoritarios como el sufrido por la familia del doctor Candioti, que hacen revivir la época más nefasta de nuestro país",
En la ciudad de Reconquista éste no es un hecho aislado, ya que desde hace varios meses se viene produciendo este tipo de amenazas con una clara reminiscencia que nos recuerdan a las amenazas utilizadas en la época de la dictadura militar
Las amenazas comenzaron a aparecer cuando los juicios contra los represores de la III Brigada Aérea de Reconquista tomaron un giro definitivo que derivó en el encarcelamiento de varios militares y policías implicados en el terrorismo de Estado. Cuando se produjo en la causa una segunda declaración de distintos testigos a cargo del entonces fiscal subrogante José Candioti, las amenazas llegaron a su máxima expresión involucrando a organismos de derechos humanos, funcionarios públicos locales, provinciales y nacionales.
Estos mensajes, que tenían como objeto indudablemente crear un clima de intimidación estaban firmados como La Hermandad y su contenido era difamatorio y facistoide. La gravedad de estos hechos hizo que se lleve a cabo una investigación que logró tranquilizar las aguas, pero este pasado lunes, nuevamente aparecieron las amenazas en el propio Juzgado Federal que se encuentra con custodia permanentemente a cargo de la Policía Federal Argentina.
La mujer de Candioti, María Almeyda, se enteró por sus compañeras de oficina que una foto familiar, en la cual a sus hijos le habían dibujado el lazo de una horca y le habían marcado los ojos, estaba pegada en la puerta de su armario.
A fines del año pasado, el procurador de la Corte Suprema, Esteban Righi, trasladó al fiscal José Candioti a Victoria, Entre Ríos, y luego lo designó junto a su colega Martín Suárez Faisal y Mauricio Viera en la unidad fiscal de Santa Fe que interviene en el juicio a los represores que comenzaron la semana pasada.
En Reconquista, lo reemplazó al frente de la Fiscalía el doctor Roberto Salum, que había sido su secretario. El actual juez federal de Reconquista, Eduardo Valiente, ordenó un sumario interno en el Juzgado, y el fiscal Salum presentó una denuncia penal. El gobierno de Hermes Binner repudió el episodio que "intenta crear un clima de intranquilidad y amedrentamiento ante el inicio de los juicios de lesa humanidad", dijo el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Héctor Superti.
"Es inadmisible que al comenzar los juicios por los delitos del terrorismo de Estado en la provincia resurjan actos intimidatorios y autoritarios como el sufrido por la familia del doctor Candioti, que hacen revivir la época más nefasta de nuestro país", dijo la vicegobernadora Griselda Tessio.
Por su parte la Asociación Norte Amplio por los Derechos Humanos (organización integrada por militantes de derechos humanos del norte santafesino) emitió en un duro comunicado, un enérgico repudio al hecho que calificó de "episodio cobarde" y luego continuó diciendo: "Este hecho de golpear a la familia, tratando de meter miedo e impedir que se investiguen los sucesos más atroces de lesa humanidad que se cometieron en el pasado dictatorial, se suma a las amenazas que se vinieron realizando a través de anónimos mails al doctor Candioti y a otros ciudadanos.
Exigimos a la Justicia de Reconquista que informe a la comunidad sobre el estado de la investigación por aquellas graves intimidaciones e injurias difundidas tiempo atrás por parte de la autodenominada Hermandad y luego para concluir, esta organización manifiesta el reconocimiento público al trabajo realizado por José Candioti en las causas de lesa humanidad en que se desempeñó en Reconquista, Paraná y Santa Fe.
Por la causa de esos mails el fiscal Salum inició una investigación y pidió apoyo a expertos informáticos de las Tropas de Operaciones Especiales (TOE) que hicieron un primer peritaje en la red del Concejo. Pero después, se sumaron a la investigación especialistas de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) que produjeron notables avances en la causa en las últimas semanas.
La Cámara de Diputados de la provincia votó una declaración de repudio a las amenazas contra el doctor Candioti y su familia y expresó su solidaridad con el fiscal. El proyecto fue presentado por la diputada del SI, Alicia Gutiérrez, querellante en la causa de la Quinta de Funes, a quienes acompañaron tres de sus colegas: el presidente del bloque del Frente Progresista, Raúl Lamberto; Pablo Javkin, del ARI y Rubén Marín, del Frente para la Victoria. "Los hechos muestran que el accionar de la Justicia incomoda a los imputados en las causas de lesa humanidad y que se propusieron como único fin intimidar a quienes trabajan con compromiso y responsabilidad", dijo Gutiérrez.
La investigación está dando como primeras novedades que la foto fue destruida en el juzgado por los mismos compañeros de trabajo de la señora del fiscal Candioti. También habría una niña, hija de una empleada del juzgado comprometida en los dibujos de la foto. Pero otros rumores confirman la presencia en el Juzgado Federal, en los momentos que se produjeron los hechos, de un alto oficial de la Fuerza Aérea que estaría siendo investigado por la Justicia y el Ministerio de Defensa de la Nación. 

Fuente: SM
Imprimir


Sin Mordaza
TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA © Copyright 2015 - sinmordaza.com
Todos los derechos reservados.